Final Fantasy VI, un gran juego y lo que podría haber sido un gran manga/anime

Desde 1987, cuando Squaresoft decidiera lanzar el primer capítulo de una de las sagas más famosas de la historia de los videojuegos, hasta el momento presente, en el que muchos de nosotros, sobre todo aquellos que tienen o poseen la XBOX 360 o la playstation 3 (no sé para cuantas consolas saldrá el último capítulo de la saga), Final Fantasy XIII, han transcurrido muchas entregas, algunas muy buenas como es el archiconocido caso de Final Fantasy VII, pasando por entregas sumamente aburridas como Final Fantasy V, algunas propias de novelas románticas como la octava entrega u otras en las que teníamos como principal protagonista a todo un gran futbolista (lo digo porque el personaje principal de la novena entrega, que todos conocemos con el nombre de Yitán, en la versión estadounidense se le puso Zidane, y no daba cabezazos...).

Sin embargo, muy pocos recordarán aquel episodio que fue precedente del más conocido entre nosotros y que sin duda alguna ha afectado a nuestra generación de manera positiva, marcando una época, para años más tarde, elaborar toda una serie de juegos o películas realizadas a base de horas y horas por ordenador. Final Fantasy VII, todo un gran juego, tuvo hacia 1994 un gran precedente, no en 3D sino en 2D, y fue lanzado para la Super Famicon, también conocida en nuestro país como Super Nintendo o Snes. En Japón fue lanzado con el título de Final Fantasy VI, pero en Estados Unidos, como no todos los episodios habían salido, salió con el nombre de Final Fantasy III (la segunda entrega la había constituido el que conocemos como Final Fantasy IV, y del que podemos disfrutar en un estupendo remake elaborado para la Nintendo DS).




Afortunadamente, gracias a los esfuerzos realizados por Sony, Nintendo y Square, en los últimos años del pasado siglo hemos podido haber jugado muchos de los que seguramente leerán este artículo (incluido un servidor) a los remakes que se han realizado, cuya gran novedad constituían las escenas de opening, ending y algún que otro video más que llevaban en su interior, todos ellos de una grandísima calidad, para la época claro está, pero aún así no supone un motivo de rechazo por mi parte.


Final Fantasy VI relata una historia llena de pasíon, de guerras y de personajes entregados a salvar a la humanidad. El argumento tiene lugar mil años después de que tuviera lugar la guerra de los Magi. Tres soldados procedentes del Vector, capital del Imperio, son enviados a Narshe, en donde se ha recibido la noticia de que se ha encontrado un Esper (para quien no lo sepa, los espers son las invocaciones del Final Fantasy VII o los G.F. o Guardian Force de Final Fantasy VIII). De estos tres soldados del Imperio destaca Tina o Terra Branford, quien ha sido manipulada por el Imperio y en especial por Kekfa, la mano derecha del emperador Gesthal.


En este juego participan otros muchos personajes, que de alguna manera digamos recogen la herencia de otros final fantasy, en los que los personajes estaban digamos de algún modo identificados con el trabajo o rol al que estaban asignados. Asi mismos tenemos a un ladrón, encarnado en uno de los personajes más importantes de esta trama, Locke Cole, que más que un ladrón prefiere llamarse cazatesoros. El trabajo de "monje" o karateka lo tenemos presente en el hermano gemelo del rey de Figaro, Sabin. Dicho rey no posee un trabajo o rol que digamos sea el resultado de una herencia, al igual que otros personajes como Setzer. Tenemos también los tipicos magos, en los personajes de Relm, Strago o incluso el niño salvaje Gau. Los famosos moguris que suponen toda una referencia (al igual que los chocobos) en la saga Final Fantasy están bien representados por Mog; tenemos a su vez a dos personajes que digamos serían como Yuffie y Vicent Valantine, es decir, el desarrollo del juego y su final es independiente a que estos dos personajes formen parte del grupo. Igual pasa con Umaro, una especie de Yeti que vive en las montañas de Narshe y Gogo, un personaje cuyo sexo está en duda, y que no puede ser controlado y ni siquiera puede equiparse con espers.


En cualquier caso, estamos ante uno de los episodios más importantes y apasionantes de toda la saga. Quizás me precipite si afirmo que es incluso mejor que el Final Fantasy VII, pero tiene momentos o escenas que a pesar de ser reproducidas en unos clásicos y arcaicos gráficos en dos dimensiones, a un servidor le han emocionado hasta el punto de haber soltado alguna lágrima. La famosa escena de la opera en la que Celes participa como el personaje femenino debido a su increible parecido o la escena en la que Locke recuerda el porqué se tuvo que marchar de su ciudad natal (la historia de Locke y Rachel, que a mi modo de ver, resulta todo un precedente de la trágica historia entre Cloud y Aerith), la destrucción del mundo y su conversión en un mundo más o menos apocalíptico y por supuesto, la transformación final de Kekfa, que sin duda alguna, no os podeís ni imaginar el asombro y la emoción que me dio verlo en todo su esplendor. Hasta ese momento para mí solo existía Sefirot y la primera mitad del FFVIII.


A continuación os muestro unas cuantas escenas del famoso juego del que os he hablado.









Por supuesto formularé la siguiente pregunta: ¿Qué habría pasado si hubiera sido adaptado al manga y al anime? ¿Habría supuesto una gran obra a tener en cuenta, una obra de referencia? Solamente tendriamos la respuesta aquellos que hemos tenido el privilegio de haber jugado al juego y de habernoslo pasado, habiendo descubierto todos los secretos posibles. Como bien he hecho anteriormente, puedo poner videos de las escenas o los momentos más importantes de dicho episodio (claro que asi estaria haciendo un spoiler de muchos momentos y tampoco es eso. Os pongo las escenas de los openings endings asi como otras escenas que digamos no sopondrán ninguna sorpresa desagradable para aquellos que tengan deseo o quieran jugar al juego en sí. Pero también es cierto que a lo largo de este mundo tenemos presente a toda una serie de personas, todas ellas anónimas, que se dedican a realizar mangas, e incluso animación.

Os ofrezco un opening y un ending sobre Final Fantasy VI, basandose en la animación característica de Full Metal Alchemist (incluyendo también un ending de Bobobo).





Sin duda alguna, el haberse adaptado al manga y el anime Final Fantasy VI habría sido un gran acierto, sobre todo si se hubiera llevado a cabo en el mismo año y en los tres años siguientes al haber sido lanzado el juego ya que en nuestro país era muy poco conocido y el haber sacado una colección periodica de volumenes o vhs (por entonces no existía el DVD). Imaginaros una historia como la de dicho juego con una ambientación muy similar a la de Full Metal Alchemist o de una asombra serie que por falta de tiempo no he podido ver completa, Wolf's Rain. Con personajes con una relativa complejidad en cuanto a su carácter y un malvado que es capaz de todo, incluso de asesinar a todo aquel que se interponga en su camino.


Habría sido una gran historia y creo sin duda habría competido con mangas como Saint Seiya, Dragon Ball o Akira.


Próxima semana:

¿Es Tsubasa Chronicles la mejor obra de las Clamp? el toque de humor ante una historia llena de tragedia y tristeza: Mokona.

4 comentarios:

Summerand dijo...

Hola :D

si sigues la serie 'Héroes' tengo un blog dedicado a ella,aqui te dejo el enlace ok? :)

http://heroesblogserie.blogspot.com

Oneyros dijo...

Si prestas atencion veras el nombre de "Yoshitaka Amano" en la intro, lo cual ya dice mucho.

Summerand dijo...

Hola,e puesto a seguir tu blog,espero que tu tambien sigas el mio :)

gracias

http://heroesblogserie.blogspot.com

Christian "Samanosuke" dijo...

Sin duda alguna, es otra obra maestra de Square, claro precedente de Final Fantasy VII, quizá equiparables de cara a lo que han supuesto de cara al género de haber tenido el sexto capítulo mayor repercusión a nivel internacional. Al VII también le ayudó mucho el boom de la PlayStation en todo el mundo.

A mí lo que menos me gusta es Kafka al final, muy grotesco, aunque es genial que según los personajes que mueran te cambien el final (me ayudo bastante en esta tarea el jugarlo en un emulador :D). Pero un reproche! A mí el V me encantó, con aquello de cambiarle los trajes o roles a los personajes, me encantaba. Para aburrido, y para mí el peor... El IV, que coñazo, encima el juego en 20 horas estaba acabado.

Este capítulo que comentas, sin duda, es de los mejores de la saga, para mí, sólo por debajo del VII y quizá, aunque no por mucho, del X.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO