Amano o el mundo del ilustrador Japonés.


Toriyama, Tezuka, CLAMP, Otomo, etc son algunos de los apellidos de los dibujantes más prestigiosos y famosos de la historia del manga en Japón. Pero también es cierto que son muchos las personas y los nombres que no tienen tanto renombre mundial y cultural pero que su labor es tan o incluso más importante que la de los propios dibujantes y estos no son otros que los ilustradores y este artículo tiene como intención analizar la figura y la obra de Yoshitaka Amano.




Yoshitaka Amano, nacido el 28 de julio de 1952, es un artista gráfico japonés. Nació en Shizuoka y es conocido por todo el mundo por su trabajo en los diseños de personajes para varios videojuegos, especialmente la saga Final Fantasy, así como su aportación en Vampire Hunter D de la novela de Hideyuki Kikuchi.Ilustró también "Sandman: The Dream Hunters", versión de una fábula japonesa, del autor Neil Gaiman.





¿En qué se caracteriza la faceta artística y en general el trabajo de tal ilustrador? El trabajo de Amano se caracteriza por el uso de líneas muy finas, dibujando personajes de tez pálida con aire seco, triste y el movimiento fluido (especialmente al representar el cabello y la ropa). Gran parte de su trabajo lo realiza a través de una combinación con acuarelas y tinta china, aunque en el pasado él ha utilizado una variedad de otros medios de representación.


En lo que se refiere a su colaboración en el mundo del manga y el anime, que no es estéril en aspecto alguno, sabemos que colaboró activamente en dos series, siendo la primera de ellas más conocida que la segunda, pero que para los mangakas u otakus ambas nos serán de sobra conocidas: Gatchaman y Vampire Hunter D.




Gatchaman, conocida en nuestro país como Comando G, es un anime que trata sobre las aventuras de cinco jóvenes que defienden la Tierra de las amenazas del Espacio Exterior. Fue producida por la Tatsunoko Productions y se transmitió en Japón en octubre de 1972, constando de 105 episodios.

Vampire Hunter D es un manga creado por Hideyuki Kikuchi, el cual no deja de ser considerado un manga en sí, sino más bien una novela ilustrada. Este manga se ha hecho muy famoso en Japón, desde que Kikuchi publicara la primera novela en 1983, siendo objeto de innumerables reediciones en Japón. Kikuchi publicó un total de 17 novelas, de las cuales dos se han llevado al campo de la animación japonesa. La primera película, elaborada en 1985, se basó en el primer libro, el cual obtuvo el título de Vampire Hunter D (al igual que la novela) y hasta el año 2000 no se llevaría a cabo otra adaptación de Vampire Hunter D a la animación. Esta nueva película, dirigida por la productora Madhouse (responsable de series como Death Note, X de Clamp o el especial de animación sobre Final Fantasy VII, Last Order), adoptó el nombre de Vampire Hunter D 2000 en Japón, siendo en Estados Unidos y Europa tomo el nombre de Vampire Hunter D Bloodlust.





Mención especial, en lo referente a la labor de Amano en el campo de la animación japonesa, para el Huevo del Ángel, producida por Tokuma Shoten en 1985, suponiendo el resultado de la colaboración entre el artista Yoshitaka Amano y el director Mamoru Oshii, incorporando elementos visuales surrealistas y existencialistas y muy escaso diálogo. No he tenido la oportunidad de verla pero si me hago con ella os aseguro que realizaré un artículo sobre ella.


A modo de conclusión, y disculparme si esta vez he sido breve en el artículo de esta semana, Amano es uno de los ejemplos más destacados dentro del mundo del dibujo y la ilustración japonesa. Por motivos obvios y evidentes, son mucho más conocidos los dibujantes que con frecuencia nos obsequian su creatividad en el manga y el mundo del anime, pero también es cierto que el mundo del ilustrador, y en especial una figura como la de Amano, merece todo el reconocimiento posible, sobre todo si es a escala mundial.


El arte de Amano puede suscitar un mayor o menor interés, puede despertar malas miradas para los entendidos en arte, en estética, pero lo cierto es que pudiera considerarse como una herencia del arte oriental, concretamente japonés, como podemos verlo en cualquier libro de arte japonés o chino, un arte que curiosamente se caracteriza por escaso movimiento, escasa expresión facial y corporal y palidez en la piel de los protagonistas en la escena artística.


Próxima Semana: ¿Es Tsubasa Chronicles la mejor obra de las Clamp? Las obras que revelan una cara opuesta de las CLAMP: RG VEDA y X.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO