Estirpe de la Cripta: Presentación del Morador de la Cripta

Las brumas nocturnas reptan a ras de suelo entre árboles podridos invadidos por los hongos y tumbas olvidadas cuyas resquebrajadas lápidas resultan casi ilegibles. Entre los abandonados sepulcros el silencio es absoluto, tan sólo roto por el chillido de un roedor y el sigiloso batir de alas de un búho abalanzándose sobre su presa. El camposanto se mantiene en letargo, con sus inmóviles y fenecidos inquilinos sumidos en el eterno descanso de la muerte. Pero una puerta chirriante rompe la absoluta paz del lugar. Una figura de carnes pútridas y andares vacilantes surge de un mausoleo y se aproxima observando a través de sus ojos muertos con terrible familiaridad el entorno que le rodea, pero su expresión cambia. Sonríe enseñando unos dientes amarillentos sujetos a unas demacradas encías y su voz surge de las profundidades de su garganta como el susurro de la muerte:
-Soy el Morador de la Cripta, la estirpe de la tumba, progenie de secretos prohibidos, un necrófago y guardián de los conocimientos de los muertos. En mi mausoleo guardo la sabiduría de ultratumba, las verdades que son demasiado horribles para ser conocidas, y para ello estoy aquí. El terror es lo que me guía y me encamina y será lo que os muestre. Conoceréis los misterios de la cripta, los horrores olvidados, lo que aquellos que han consagrado su vida al terror anunciaron y vaticinaron y que fue tomado por simple ficción. No hay más verdad que la insignificancia del ser humano y no hay mayor horror que asumir esto como cierto. Por ello os adentraré por esta oscura senda, aquella elegida para sembrar el miedo y la inquietud, el pavor y el pánico y os presentaré a aquellos que han caminado antes por este camino dejando su huella tras ellos. La literatura, el cine, el comic, los videojuegos, en todos ellos encontramos el miedo y el horror, pero solo aquellos que saben buscar lo identifican como lo que realmente es y lo buscan. Por ello, yo os iniciaré en los misterios del terror en estos campos. Recordad mis palabras, pues el Morador de la Cripta os acecha desde su tumba y os aguarda para desvelaros el camino.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO