ADICCIÓN CATÓDICA: PRISON BREAK


Ingresará en Prisión para ayudar a escapar a su hermano, pero eso será sólo el principio.

Título: Prison Break
Año: 2005
Creador: Paul Scheuring
Temporadas: Dos. Segunda en emisión y confirmada una tercera.
Reparto: Wentworth Miller, Dominic Purcell, Sarah Wayne Callies, Robin Tunney, Peter Stormare, Amauri Nolasco, Robert Knepper, Wade Williams, Paul Adelstein, Muse Watson, Rockmond Dunbar, Patricia Wettig, Lane Garrison, William Fitchner.

Prison Break es sin duda una de las series revelación de los últimos años y uno de los principales baluartes de la cadena española “La Sexta”. Basa su éxito en su frenético desarrollo, en los continuos giros argumentales y en los, en ocasiones demasiado forzados, cambios de status de los personajes.

Todo empieza cuando Lincoln Burrows (Dominic Purcell; Blade Trinity) es condenado a muerte y encerrado en la prisión de Fox River, en ese momento su hermano Michael Scotfield (Wentworth Miller. Underworld) pone en marcha un complicado plan que consiste en cometer un robo y ser encerrado en la misma prisión que su hermano para desde dentro fugarse. Todo gracias al inmenso tatuaje que esconde en sus trazos los planos de la cárcel, idea sacada por Bret Ratner director del episodio piloto de otra película suya anterior “El Dragón Rojo”. Dentro de la cárcel Michael se verá obligado a relacionarse con otros reos y a entablar relaciones tanto de amistad como de negocios para lograr su objetivo. Entrará en contacto con gente como el pederasta psicópata T-Bag (Robert Knepper, Carnivale y futuro villano en Timan) que le hará pasar más de un mal trago. Con el jefe mafioso John Abruzzi (Peter Stormare; Minority Report, Dos Policías Rebeldes). Con el entrañable Sucre (Amaury Nolasco, A todo Gas) o con el militar condenado por contrabando Benjamín Miles ( Rockmon Dunbar; Tierra 2).

Pero no sólo los presos serán importantes, puesto que su complicada relación con la Dra. Sarah Tancredi (Sarah Wayne Callis, Tarzan) o el guardia de prisión Brad Bellick (Wade Williams, Walker). Esta primera temporada es todo un ejemplo de lo que tendrían que ser todas las series de ficción americanas. Entretenida al máximo, absorbente y emocionante.

El problema que le veo a la serie es que se notan demasiado los puntos de corte, es decir, los capítulos en los que se supone que cerraría. Los trece primeros capítulos son toda una montaña rusa de acontecimientos. Y hay un momento en el que parece que ya se va a desenlazar todo. Pero víctima de su propio éxito la primera temporada fue ampliada a los habituales veintidós capítulos y a partir de la ampliación la sucesión de acontecimientos es mucho más pausada. Y se aprovecha para introducir multitud de secuencias de flashback de los personajes secundarios (siguiendo así la estela de Lost). Así pues tomará mucha más relevancia la trama relacionada con el hijo y la novia de Lincoln, fugitivos debido a su padre, y su perseguidor el agente Paul Kellerman.

Atención posibles spoilers de la segunda temporada.

Como no podía ser de otra forma la serie cuenta con una segunda temporada, que se emite en este momento, en la que el grupo de fugados de Fox River, supongo que a nadie le sorprende si digo que logran fugarse, luchan por sobrevivir, no ser apresados y por llegar hasta un suculento tesoro. Aquí empieza una nueva serie, que viene a ser una nueva versión de la clásica “El Fugitivo” salvo que en vez de ser un solo personaje, son muchos que se dedican entre ellos a forjar alianzas, traicionarse, putearse y demás. El tema principal de la serie, la huida y búsqueda de la verdad de los dos hermanos, está en segundo plano durante buena parte de la temporada ya que al igual que pasar con Perdidos, el ritmo narrativo desacelera notoriamente y las peripecias de T-Bag, Benjamín, Sucre o Abrucci ocupan buena parte del metraje. Aunque también hay un par de elementos nuevos que enriquecen la serie la serie.

Uno es el tono oscuro y conspiratorio que envuelve la falsa acusación por la que Burrows fue condenado, que hará que nuestros protagonistas se enfrenten tanto al FBI como a organizaciones sin nombre que como ellos mismos dicen “están muchos niveles por encima del presidente”. El otro elemento es la incorporación a la serie de el agente Mahone interpretado por William Fitchner, actor con una amplia carrera en el cine a sus espaldas y que llega rebotado de uno de los grandes fracasos del año pasado “Invasión”. Un personaje muy interesante con sus propios “esqueletos en el armario”. Encargado de eliminar a los presos.

Sin desvelar quien, diré que no todos los personajes sobrevivirán a su viaje, algunos no llegarán a escapar, otros tendrán destinos y sufrimientos peores que la muerte y muchas sorpresas más.

En esta segunda temporada el problema que encuentro, es que parece que no sabe muy bien hacía donde tirar con la serie, y a falta de pocos capítulos para el que estaba planificado como final oficial (en su día la Fox dijo que sólo serían dos temporadas) había tantas tramas abiertas como cerradas, pero.....

La FOX no es tonta y a pesar de las críticas negativas de la segunda temporada, ha decidido renovar por una tercera, aunque avisa que devolverá la serie a sus orígenes (no imagino la forma de hacerlo de manera no absurda) , incorporará cuatro nuevos personajes (dos de ellos mujeres) e incluso se plantea un cambio de nombre.

Pero a pesar de todos los fallos que he mencionado, es una serie que atrapa como pocas, con un concepto de la acción muy novedoso y con unos personajes muy variados y muy bien caracterizados basados en uno de los repartos televisivos con más talento de los últimos años.

5 comentarios:

Merrick dijo...

No te falta razón, algunos giros son injustificalbes y se le notan los "cortes", pero...

no sé, me encanta, me engancha muchísimo, los personajes te atrapan y la serie te sorprende a menudo. La segunda temporada empezó sosilla, pero ya me tienen enganchadísimo otra vez.

Christian "Samanosuke" dijo...

>uno de los repartos televisivos con más talento de los últimos años.

Bufff... No te quiero quitar razón, porque me encantan los actores de esta serie, pero la verdad es que para afirmar eso actualmente hay que estar muy seguro. Yo me quedo con el de House. ;)

Yo me he quedado esta temporada en el 10, y la verdad es que me está pareciendo demasiado irregular pero, sobre todo, demasiado forzada. ¿Qué pasa, que no tenían dinero para pagar a todos los actores? ;)

Yota dijo...

Hombre está claro que el de House es más talentoso, y eso que esa serie no me gusta.

Pero el reparto de Prison Break es veterano y varios de sus actores principales tienen buenas carreras en el teatro. O eso decía la Cinemanía.

La segunda es muy irregular pero a la altura del 17 todo se vuelve a unir y entrelazar y el final de temporada promete ser de infarto

Petro dijo...

La 1ª temporada me tuvo enganchado de mala manera, hacia tiempo que no me pasaba con ninguna serie. El reparto me parece muy bueno, especialmente los personajes de T-Bag y John Abruzzi, cuyos actores desprenden mucha fuerza y personalidad.

De momento he visto hasta el capítulo 11 de la 2ª temp. y estoy de acuerdo en que es algo irregular y en que no tenían dinero para pagar a todos los actores jeje ;) Pero al menos intenta avanzar.
¿Quien habría aguantado una 2ª temp. dentro de la carcel sin decir que la serie se repetía y que ya era monotona?

Saludos

IvánN Díaz dijo...

pues la 1ª temporada engancha un huevo, a ver qué tal la segunda. A ver si me animo pronto a verla

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO