La Naturaleza Repetitiva del Manga












La naturaleza repetitiva del Manga (I): Los Orígenes.

Somos muchos los españoles los que disfrutamos frecuentemente del dibujo japonés, también conocido como Manga, y su adaptación a la animación o a la gran pantalla, también conocida como el Anime. Sin embargo, unos pocos nos habremos dado cuenta de aspectos muy curiosos, como son sus orígenes y sobre su verdadera naturaleza, si es de una naturaleza original o mas bien comete el error de repetirse hasta la saciedad.
Sobre los orígenes del manga, estos estarían en el Chojugiga, es decir, en la realización de dibujos satíricos de animales. Estos son atribuidos a Toba no Sojo, cronológicamente situado entre los siglos XI y XII.
Hokusai instaló el uso del vocablo Manga en uno de sus libros, Hokusai Manga, recopilado a lo largo del siglo XIX. Otros dibujantes, como Gyonai Kawanabe, se destacaron también en ese período artistico.
Con el comienzo de la era Meiji, los artistas de Europa se asombraron del ukiyo-e (cuyo desarrollo tuvo lugar durante la era Edo) como consecuencia a la exótica belleza que transmitía. Los comienzos del manga moderno fueron resultado por un lado del esteticismo en el arte del período mencionado anteriormente y por otro lado a las importantes influencias procedentes del continente europeo, a las que añadimos con posterioridad las estadounidenses.
Durante el siglo XIX, teniendo lugar el proceso de transición de la era feudal a la industrialización, dos importantes críticos de la sociedad japonesa de aquellos años fueron quienes establecieron las bases para el desarrollo ulterior del manga. Estos dos hombres fueron Charles Wirgman y George Bigot. Los mangakas los consideran objeto de admiración, al ser considerados como trascendentes en el desarrollo del dibujo viñetístico japonés.
Fue a principios del siglo XX cuando surgieron los auténticos precursores del manga actual. Pioneros como Ippei Okomoto o Rakuten Kitazawa, difundieron sus obras mediante publicaciones como Tokio Puck.
En la década de los veinte y los treinta surgieron los primeros géneros, como el kodomo (es decir, el manga destinado a un público infantil). Además, desde el año 1915 se estaban produciendo los primeros ensayos en lo que se refiere al paso del dibujo a la animación.
En la evolución del manga fue determinante con el estallido de la II Guerra Mundial. Los relatos se vieron influenciados por las políticas militaristas enviadas desde las esferas del poder. Por otro lado, el Manga fue empleado como propaganda hasta 1945, cuando los Estados Unidos prohibieron sin excepción que el manga se empleara para uso propagandístico.
La II Guerra Mundial como bien sabemos supuso un duro golpe para la sociedad japonesa y el entretenimiento se convirtió en una vía de escape. No obstante, la capacidad económica de la población estaba mermada y el Manga surgió como solución al problema.
Osamu Tezuka, estudiante de medicina y un gran apasionado de los dibujos animados de Disney, resultó determinante en la historia de la cultura popular japonesa con su obra La Nueva Isla del Tesoro, cuyas ventas alcanzaron los 900.000 ejemplares. Su éxito fue aplicar al cómic un estilo cinematográfico descomponiendo los movimientos en varias viñetas y combinando este dinamismo con abundantes efectos sonoros.
Quizás el nombre de Osamu Tezuka a más de uno nos suene a chino (nunca mejor dicho). Pero él es el creador de Astroboy, uno de los mangas más famosos de la historia.
El éxito de Tezuka lo llevó a las revistas de Tokio, particularmente a la nueva Manga Shonen (1947) que fue la primera revista infantil dedicada en exclusiva al manga, y en la que Tezuka publicó Astroboy. En estas revistas impuso su esquema de epopeya en forma de serie de relatos y diversificó su producción en múltiples géneros, de los que destacan sus adaptaciones literarias y el manga para chicas o shōjo manga. A mediados de los 50, Tezuka se trasladó a un edificio de la capital llamado Tokiwasi, al que peregrinarían los nuevos autores, entonces aspirantes, y actualmente estrellas. Un año después, Shonen desapareció y los libros rojos agonizaron. Entre ambos, y por obra de Osamu Tezuka, habían puesto los pilares de la industria del manga y anime contemporáneos.

La Naturaleza Repetitiva del Manga (II): Unas cuantas verdades sobre el manga y el anime.
1- A pesar de la existencia de numerosos géneros en esta industria, acordes a la edad y al sexo de los lectores, podemos extraer unas cuantas características comunes a todos ellos.
2- En primer lugar, en la mayor parte de los casos, hablemos de shonen o shojo, o incluso seinen, la historia estará protagonizada por un chico y casi siempre éste lucirá un peinado bastante engominado y en cuanto al color, o es rubio o moreno, e incluso pelirrojo.
3- Casi siempre es un chico que en más de una ocasión se pone de muy mala leche y se ve obligado a situaciones en la que tiene que dejar cualquier tipo de ideal pacifista para repartir galletas cual panadero.
4- En todas estas historias siempre hay una chica que está locamente enamorada del personaje, pero en ocasiones, cuando el personaje masculino está ciego por sus ansias de luchar, de superarse así mismo y de derrotar a los “malos” que o no se percata que tiene a su lado a una chica que está colada por él o bien se fija en la peor de todas.
5- Todos los personajes son altos, incluso a veces tienen las extremidades muy alargadas, y los ojos muy anchos.
6- Casi siempre el mejor amigo del personaje principal es el típico gracioso, que es todo corazón, pero que no para de meterse en problemas, de los cuales su mejor amigo, el protagonista, le tiene que sacar.
7- En el grupo del protagonista SIEMPRE hay un personaje con una forma de ser negativa, antisocial, que en más de una ocasión se niega a acompañar al grupo en sus aventuras y desventuras y en el momento menos esperado aparece para salvar al personaje que él más aprecia. Además, está inmerso en una rivalidad constante con el protagonista, al que espera superar en fuerza o inteligencia.
8- El “malo” o en su defecto “la mala” tienen sus características lo bastante definidas como para no dejar lugar a la duda o a la inquietud. En más de una ocasión, el malo malísimo está acompañado por una mujer, de extrema belleza, que es más mala que el hambre, incluso en maldad puede superar al “malo malísimo”.
9- El protagonista, alto, con bastante pelo, bien delgado y con un buen atractivo, siempre lleva como arma una espada, en más de una ocasión de grandes dimensiones.
10- Casi siempre se sacrifica alguien por el grupo, y el perfil del que se sacrifica casi siempre responde a un personaje que ha seguido la senda del mal y que se arrepiente en el último momento cuando el grupo o el protagonista está apunto de morir.
11- Nunca faltan las escenas de sexo o el hombre, avanzado en años, obsesionado por las chicas jóvenes, sus partes íntimas y el sexo general.
12- A menudo, este hombre avanzado en años y pervertido sexual, tiene algún lazo de parentesco con el protagonista o es su maestro en artes marciales o en el arte del esgrima.
13- En la mayor parte de la historia están en constante tensión y en muy pocas veces tienen tiempo los personajes para divertirse o dejar hueco para el romanticismo.
14- Hablando de romanticismo, salvo el caso de los shojos, los cuales son muy pastelosos, los chicos en la mayoría de los mangas o animes no son nada románticos.
15- El nivel de testosterona en las historias es brutal.
16- El tema de la muerte, el otro mundo está muy presente.
17- Los valores éticos y morales de la sociedad japonesa, aunque la trama esté ambientada en un mundo totalmente fantástico, siempre están presentes.
18- El cristianismo y el tradicionalismo no tienen lugar.
19- La chica es la que siempre está en apuros y la que más sufre.
20- Muchas de estas historias no acaban en boda, sino que el protagonista acaba marchándose por su cuenta a recorrer el mundo en busca de mejorar y hacerse más fuerte (eluden las responsabilidades.

MangaBoy.

5 comentarios:

Adolfo Rodríguez dijo...

Muchos de esas "verdades" se pueden aplicar tanto a los superhéroes como a la fantasía heroica o en general, a cualquier historia de ficción. Por el simple hecho de que los personajes en una historia se crean o para complementar o por oposición. De ahí que siempre haya un contrapunto cómico, una versión maligna del prota...Son arquetipos. Lo importante es qué hacen con ellos, que es lo que marca la verdadera diferencia.
"13- En la mayor parte de la historia están en constante tensión y en muy pocas veces tienen tiempo los personajes para divertirse o dejar hueco para el romanticismo."
Por lo menos en Bleach las interrupciones cómics son muy recurrentes y en plena pelea. XD

Carlos dijo...

Jajaja... pues va a ser que Star Wars es un manga, ¿no?

Muy graciosa la enumeración y muy bueno el resumen de los orígenes del principio de la entrada :)

han mas solo que la una dijo...

Claro que star wars es manga:yo soy vegeta,luke es goku,y leia...bulma

Oneyros dijo...

Bienvenido Mr. Boy!!!
Me alegro que porfin hayas entrado al blog y esperemos que los problemas tecnicos se solucionen.
Un abrazo!

Kastan dijo...

Interesante artículo, y creo que bastante acertado :P. Aunque no todos los mangas comparten esas características; por ejemplo, el protagonista de Full Metal Alchemist no es alto: al contrario, es un tapón.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO