Saint Seiya...o como dominar a cinco chicos para que se pongan al servicio de la más egoísta de las mujeres...




En mi primer artículo crítico sobre las series más famosas de la cultura popular japonesa, tanto anime como manga, voy a tratar una de las más conocidas entre nosotros, tanto entre los otakus más acérrimos como entre los aficionados a otros géneros como puede ser el comic europeo o el americano, porque estoy convencido que habrán oído hablar de esta serie porque, al igual que otras como Dragon Ball, Sailor Moon, formaron parte de nuestra más tierna e inocente infancia.










Se trata de los Caballeros del Zodíaco o para ser más exactos, de Saint Seiya, la obra maestra de Kurumada, un shonen de los más tradicionales: protagonistas masculinos, golpes y puñetazos en todo momento, superación de los personajes o en el peor de los casos deseos de unos y de otros en ser más fuertes que sus adversarios que sus enemigos etc.






Saint Seiya tiene seis personajes claramente distinguidos que son los cinco caballeros del Zodiaco, encabezados en todo momento por el presumido y odioso Seiya, y Saori Kido, la reencarnación de la diosa Atenea, que responde al perfil de la tipica chica que está siempre en apuros y que siempre tiene que recurrir a sus caballeros, una panda de adolescentes con aspecto bastante afeminado, que mas que sus sirvientes paladines son más bien sus esclavos...






Seiya como ya hemos dicho es el líder de los caballeros del Zodiaco, un joven pretencioso y presumido al que sólo le importa luchar para superarse y dejar claro que él es el auténtico protagonista de la serie, el más carismático y el que siempre quiere estar en todos los berenjenales. Detrás de él va una chica llamada Mijoh o algo así (hay bastantes discordancias en cuanto a su traducción) que no para de preocuparse por él, que claramente está enamorada de él, claro que Seiya es tan tonto como Son Gokuh. Llegaríamos por tanto a la conclusión de que la lucha mata neuronas en los cerebros de estos queridos personajes, hasta el punto de no percatarse que han hecho despertar en las más buenas mujeres que hay sobre la faz de la tierra sentimientos de amor (bueno en el caso de Son Gokuh, no podríamos decir lo mismo sobre Chichi o Milk como la llaman algunos).






Seiya como ya hemos comentado lidera a un grupo de caballeros o más bien adolescentes afeminados y con claras tendencias a la anorexia y sobre todo a la homosexualidad, porque en más de un foro de freaks y otakus he tenido que escuchar que a la vez que las chicas protagonistas de Sailor Moon son lesbianas, los caballeros del Zodiaco son gays u homosexuales para ser más técnico. En mi modesta y friki opinión, creo que el más gay de todos los caballeros del Zodiaco es Shun, el caballero de Andrómeda. Mi opinión se apoya no sólo en el aspecto físico del personaje (parece diseñado por un artista del Renacimiento, los cuales acostumbraban a representar a los hombres jovenes como si fueran mujeres) sino también en la intencionalidad de sus discursos o mensajes, los cuales no son propios del tipico personaje shonen rudo y duro. Vamos, que es gay.






Los restantes caballeros no pueden ser fruto de sospecha de homosexualidad. Shiryu, el caballero del Dragón, cuando no está luchando, esta entrenandose en la China más profunda (donde no hay ni comunistas ni nada) al servicio de su maestro, el antiguo caballero de Aries, una relación que me recuerda y mucho a la relación maestro-alumno que tuvieron Luke y Yoda en el Imperio Contraataca (Kurumada según mi opinión plagia descaradamente a George Lucas). Aparte junto a estos dos vive una joven chica que, gracias al espectacular doblaje de nuestro país, no sabemos si se trata de su hermana o de su novia. Lo cierto es que es una auténtica santa, porque si está enamorada de Shiryu como lo parece estar, le espera aún sabiendo que él es también un pasota que lo dedica a todo por luchar y proteger la vida de Atenea. Ya van dos mujeres enfadadas contra Saori.






Hyoga, caballero del cisne, cuando no está sumergiendose en las heladas aguas de Siberia para dejar rosas en el cuerpo de su congelada madre, está peleando. Aquí no puede haber queja alguna, ya que su madre lo único que hace es comprobar como se sienten los palitos de merluza pescanova cuando los dejas largas temporadas en el congelador o haciendo de extra para luego salir en la película de Titanic en la que como bien sabemos muere Leonardo DiCaprio y en la que, según parece, fueron muchos los que aplaudieron su muerte y yo de haber estado en el cine también lo habría hecho.






Por último nos queda Ikki, el caballero del Fénix, hermano de Shun, que siempre aparece en escena para ayudar a su desvalido hermano y no hay prueba más evidente que ver la serie o algunas de las ovas o películas que se han hecho de la misma. Parece que tuvo entre sus maestros a Piccolo, porque posee el mismo perfil de personaje: individualista, serio pero ante todo sensato y fiel a la justicia, comprometido por la lucha aunque use distintos medios, etc...




Y en lo que se refiere a la serie y a los ovas, tanto en el anime como en el manga, responde al siguiente esquema todas y cada una de las sagas:






  1. El mal se cierne sobre un mundo y casi siempre el malo de turno es un dios o un personaje relacionado con alguna de las mitologías.




  2. Este personaje llama a un grupo de caballeretes malvados a que rapten o hieran de gravedad a la princesa Saori y si los caballeros no la salvan en un tiempo determinado la tierra está perdida. Como siempre el primer combate lo entabla Seiya y casi siempre es herido de gravedad.




  3. Los demás también corren la misma suerte.




  4. Cuando Shun está apunto de morir, aparece Ikki y así este puede salvar a su hermano maricón, como lo hacía tradicionalmente Piccolo para salvar a Son Gohan cuando éste era un niño.




  5. En mitad de las luchas los caballeros y los adversarios se cuentan mutuamente sus vidas y además se lanzan discursos plagados de elocuencia.




  6. Los mayores expertos en ello son Shiryu y Shun.




  7. Cuando los caballeros se encuentran cara a cara con el malo de turno (o incluso mala, para ello ver la saga de Aasgard) y cuando todos son derrotados, deciden dar sus últimas fuerzas a Seiya para que éste convoque la armadura sagrada de Sagitario y derrote al malo malísimo.


De todas maneras y a modo de conclusión, creo que se equivocaron los dobladores en llamar a estos personajes caballeros porque más que caballeros son aútenticos calzonazos o mas bien monjes. Dejan todo y arriesgan sus vidas por el capricho de una joven que ya desde pequeña los maltrataba (el caballero del unicornio permitía que Saori se subiera y le pegara con una fusta como si fuesen jinete y caballo) y no pasa nada si a Seiya le están partiendo las costillas o no para de perder sangre, porque todo el dolor que soporta lo hace por Atenea sin importar que en ello esta poniendo la vida. Por lo tanto, buenas sugerencias para posibles títulos para esta grandiosa y memorable serie podrían ser "Los Pringados del Zodiaco", "Los Esclavos del Zodíaco" o "Los Monjes del Zodíaco".




5 comentarios:

Adolfo Rodríguez dijo...

La traducción como Caballeros del Zodíaco viene de Francia si recuerdo bien. No es por mal pero ¿tus posts van a ser sobre manga/anime o rajar sobre manga/anime? XD

MangaBoy dijo...

un poco de pescado, un poco de carne, es decir, un poco de cada cosa, mis articulos son mas bien criticos y si me gusta mucho algo de la serie manga/anime pues la pongo por las nubes sino pos voy a muerte XD XD

Anónimo dijo...

el maestro de Shiryu es el caballero de Libra (ni antiguo caballero, ni caballero de Aries), que, por cierto, es la armadura más poderosa de los caballeros de oro.

y eso.

MangaBoy dijo...

Cierto
muchas gracias por la aclaracion
amigo anonimo

Luis Carlos dijo...

Creo que hay alguien que disfrutaria horrores con la parodia "los paladines del horoscopo". ;-)

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO