+Q AUTORES: FRANK QUITELY


Nacido en escocia el 18 de enero de 1968 de nombre Vincent Deighan, Frank Quitely adoptó este nombre como pseudonimo en su carrera de artista. Natural de Glasgow, ciudad en la que todavía reside.



Escocia fue el país que le publicó su primer trabajo profesional, unas páginas en la revista underground Electric Soup en 1990. Desde muy pronto también hizo sus pinitos como escritor en The Greens, un cómic parodia de la tira dominical The Broons publicada por la editorial inglesa D.C.Thompson. Este trabajo le sirvió para que los editores de 200 A.D se fijaran en él y le encargasen diversas historias para el Judge Dredd Magazine. Ilustrando historias como Shimura con guiones de Robbie Morrison (The Authority V.2 U.S.A) o Missionary Man.



Desde entonces ya estaban patentes las muchas virtudes de Frank Quitely, y también sus defectos, sin lugar a dudas Quitely es uno de los mejores dibujantes del mercado. No estará entre los top ten de favoritos de los aficionados. Pero sin duda hay pocos artistas en el panorama americano que sean capaces de narrar con la claridad y con la variedad de recursos, enfoques, perspectivas y diversos planos de los que hace gala el escocés. Por el contrario es también un dibujante tremendamente lento, al que no le gusta forzar su ritmo de trabajo para llegar a las fechas de entrega o aumentar su producción. Por lo tanto rara vez se le verá como dibujante regular de una serie.

Sigamos con su trayectoria. Después de esos breves trabajos en 2000 AD. Pasa a trabajar a los U.S.A donde publica varias historias cortas tanto en la fenecida línea Paradox Press de DC, como en la antología Dark Horse Comics Presents. Hasta ahora eran trabajos pequeños, pero en 1996 se reunió con quien será su mayor y mejor compañero de trabajo: Grant Morrison, en ese año ambos autores publican en DC la serie limitada de Flex Mentallo, integrante de Doom Patrol y que parece será editada por Planeta tras haber solventado los problemas de derechos.



Vértigo acogió con los brazos abiertos a Quitely y no tardaría en dibujar una historia de Weird War Tales y cuatro números de la serie de Jaime DeLano: 2020 Visions. Más tarde llegaría su primer acercamiento a un personaje importante con la novela gráfica Batman: The Scottish Connection, únicamente publicada en España en un recopilatorio en formato bolsillo editado por un periódico.



El fin de la pasada década hizo ya que la carrera de Quitely fuera meteórica primero con la novela gráfica junto a Morrison de JLA: Tierra 2, y el especial The Kingdom: Offspring, capricho personal de Mark Waid para demostrar que su aportación a Kingdom Come fue tan importante como la de Alex Ross, luego relevó junto a Mark Millar a Warren Ellis y Brian Hitch en The Authority que era una de las colecciones punteras en ese momento en U.S.A. Pero al tratarse de una serie regular no pudo hacer frente a las entregas y tuvo que ser sustituido en algunos números por gente como Arthur Adams o Gary Erskine. Se encargó de ilustrar el capítulo final de la maxiserie “Los Invisibles” y dibujó una de las siete historias para The Sandman: Endless Night.


Todo hasta ahora en DC, pero en 2001 la Casa de las Ideas en un movimiento inesperado nombró editor en jefe a Joe Quesada. Quien ante la sorpresa de todo el mundo insufló nueva vida a la Marvel, en forma de fichajes autores que poco o nada habían trabajado antes en ella. Uno de estos autores fue Frank Quitely quien junto a Grant Morrison se encargó de una etapa en New X-Men aclamada por publico y crítica, aunque de los 40 números escritos por Morrison sólo pudo encargarse de una parte debido a su lentitud, suyos fueron los diseños de los uniformes de los personajes en negro y amarillo que durante un tiempo fueron el canon a seguir por el resto de autores. Destacar que aquí se hizo patente otra carencia del autor, y es su incapacidad para dibujar mujeres guapas, a pesar de esto en la wizard eligieron su porta con Emma Frost como una de las más sexys de toda la colección de X-Men.



Hasta la fecha no ha realizado más trabajos para Marvel, pues tras los mutantes volvió a DC para realizar multitud de portadas (American Virgin, The Books of Magic)y la serie limitada de tres episodios de WE3, una auténtica gozada visual que trata de tres animalitos modificados por el gobierno y armados hasta los dientes que se escapan. Además de el diseño para un disco y sus interiores de Robbie Williams.



Actualmente trabaja en la maxiserie de doce números: All Star Superman y aunque van saliendo poco a poco, de bimensual a trimestralmente según le de, la crítica especializada asegura que es su mejor trabajo.

2 comentarios:

Merrick dijo...

Una gozada el autor y el monográfico, Yota.

De toda su obra, para mí son imprescindibles WE3, Sandman Endless night y 2020 visions. Ya puede dibujar fea a la gente (no sólo las tías), para mí es de lo mejorcito.

IvánN Díaz dijo...

al principio me costó "cogerle el punto". Ahora me gusta mucho.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO