007: CASINO ROYALE

INICIADOR DE UN NUEVO BOND AL ESTILO D. C. TRAS LAS CRISIS EN... Martin Campbell.
ANTE SÍ TENIAN EL PRECEDENTE DE LAS 22 ANTERIORES DEL PERSONAJE: Daniel Craig, Eva Green, Mads Mikkelsen, Judi Dench...
RECORDÁNDONOS VIEJOS TIEMPOS EN LAS OREJAS: David Arnold, con el permiso de Monty Norman.
SEDUCIÉNDONOS EN UNA AVENTURA MEZCLADA, NO AGITADA, DURANTE... 145 minutos, es decir, 2 horas de ver los orígenes, y 25 minutos de ver al agente definitivo.
ACCIÓN CON REGUSTO A RENACIMIENTO, A PARTIR DE CERO, CERO... SIETE.
NO RECOMENDADA PARA -13 AÑOS, NI PARA LOS FANS DE"Q" O MONEYPENNY, YA QUE NO SALEN.
EN MI ESCALA HAN: Un 5.




Ha sido el"padre"de muchos espías y agentes secretos repartidos por todo el mundo. Ha sido estudiado y analizado hasta la saciedad, ha gozado de tebéos (editados por Marvel...), e incluso la KGB ha fabricado útiles para sus agentes, inspirados en los films. Quien le iba a decir al exagente del MI6, Ian Fleming (que por cierto, y a modo de curiosidad, su vida fue adaptada en un telefilm interpretado por Jason Connery, hijo de Sean Connery, el primer actor que puso voz y rasgos a 007...), que las andanzas del agente secreto al servicio de su majestad creadas por él, y cuyo nombre es, siempre según se dice que dijo Fleming, el resultado de"tomar prestado"el nombre de su jardinero... causarían el origen de una de las sagas más longevas portagonizadas por un personaje fictício en el cine (Sherlock Holmes, Drácula y Jesucristo le superan, creo...). Además, el tema principal del personaje, es el más caro de la historia si se quiere tocar en la orquesta o banda municipal de pueblo (cuesta interpretarlo entre 3000 y 4000€...). Cífras y datos que ponen de relieve el calado provocado al público en general, a nivel mundial, de Bond, James Bond.

CASINO ROYALE no sólo fue la primera novela de Ian Fleming sobre Bond, sino que fué llevada a la pantalla grande en 1967, aprovechado el tirón de los éxitos de las pelis que la MGM (Metro Goldwin Mayer) tenía con Bond por bandera, interpretado por Sean Connery. La ambición por adaptar todo lo de Bond hizo que Columbia, antes de pertenecer a Sony, curiosamente la propietaria ahora de MGM, pagase una fabulosa suma de dinero para hacer"su James Bond". Dirigida por John Huston, Val Guest, Ken Hughes, Joseph McGrath y Robert Parrish, y con un elénco de lujo (Orson Welles, David Niven, Peter Sellers, Ursula Andress, Deborah Kerr, Charles Boyer, Willian Holden, Jean Paul Belmondo, Jacqueline Bisset, Anjelica Huston, Peter O´Toole, y un neoyorquino judío llamado Woody Allen...), CASINO ROYALE se quedó como un fiasco maldito, una fallida desmitificación del personaje, distorsionando la novela por completo. La família Broccoli, que tenía los derechos de todas la novelas del personaje creadas por Fleming, menos esa, amén de los derechos cinematográficos vinculados a la MGM, luchó hasta la extenuación para conseguir los derechos de CASINO ROYALE, consiguiéndolos hace 7 años, antes de que Sony comprase MGM. Una vez solucionados los problemas legales, una de las espinas clavadas por los Broccoli era hacer una nueva versión de CASINO ROYALE, más fiel a la novela. El principal problema fue Brosnan, Pierce Brosnan, el quinto Bond, que pedía un aumento de sueldo por participar en el film (pidió 42 millones $ por intervenir...). En vista de que la productora decia nones a su exigencia, Brosnan renunció a la peli, cobrando su finiquito, y aireando que no sería Bond, James Bond. Aprovechando la renuncia, los Broccoli (se que suena algo feo referirme a una famila por su apellido, pero es que menudo apellido...) decidieron empezar de cero con Bond, es decir, que el remake de CASINO ROYALE fuera, digamos... el"Episodio 1"de 007, con una cara nueva. El primer sondeado para hacer de Bond fue Clive Owen, quien por sorpresa, rechazó el papel. La responsabilidad de ser el nuevo Bond recaló en el semidesconocido Daniel Craig, al que sólo se le había visto en LAYER CAKE y en un telefilme que se emitirá en una cadena privada próximamente. Al saberse la elección de Craig para ser 007, hubo reacciones furibundas, e incluso se hizo una web en la que podías dejar tu insulto a Craig, y pedir el regreso de Brosnan a la franquícia. Finalmente, tras recibir el sí de Martin Campbell (quien resucitase la franquícia Bond con GOLDENEYE, cuya versión videojueguíl, para la extinta Nintendo 64, sigue siendo recordada como una de las mejores adaptaciones de pelis a videojuego...) y seleccionar el reparto que acompañará a Craig, CASINO ROYALE se pone en marcha.

El film comienza con una introducción que nos muestra, en riguroso blanco y negro, como James Bond (Daniel Craig, al que casi todos los críticos de las revistas le ponen como santo, debido a que Sony paga sus facturas... pero que para servidor vuestro, no le trago. No me resulta creible como Bond, parece más bien un macarra que un agente del MI6) consigue su licencia para matar (ya sabéis, el 00 que va delante del 7...) con despiadada y cruél eficacia. Tras la típica posturita de disparar a la cámara, vemos los títulos de crédito iniciales, que salvo al ver a Daniel Craig, y algunas de las peleas que nos esperan durante su metraje, cualquiera diría que son de una peli Bond, ya que parecía que estaba viendo ALÍCIA EN EL PAÍS DE LA MARAVILLAS, según McQ (eso sí, la cancioncilla no se te queda en el cerebelo, a diferencia de otras de la saga, como la de GOLDFINGER...). Para empezar, en Madagascar (no tienen marcha marcha, no tienen marcha marcha...), Bond, junto con un novato, siguien la pista a alguien que está vinculado al terrorismo suicida, que al darse cuenta de estar seguido emprende una espectacular huida, seguido por Bond (la escena de su captura, para mí, lo mejor de la peli y de la saga Bond en años: ver al terrorista huir por el edifício en construcción me recordó a Donkey Kong, a YAMAKASI, peli inspirada en Le Parkour, donde jóvenes franceses se dedican a dar saltos entre edifícios en honor a su inspirador, Peter Parker, el asombroso Spider-Man, y su final, balazo Bondiano, el cúlmen). La muerte del terrorista a manos de Bond queda grabada en la embajada, y es difundida a nivel mundial, lo cual irrita sobremanera a M (Judi Dench, sensacional como mentora, en ésta ocasión y en la proxima, allá por el 2009, del nuevo agente 007, al que trata de llevarle por la senda más sencilla del espionaje, para descubrir que pese a no guardar las formas, cumple su misión...). Desobedeciéndola deliberadamente, Bond va a las Bahamas para seguir la pista a un tal Dimitrios (Simon Abkarrian, que de acorde a los nuevos tiempos, maltrata a su esposa, que hace de chica Bond, Caterina Murino, primer casquete de Bond como 007...), al que gana su coche, un Aston Martin DB5 (casualmente, el empleado por Sean Connery en GOLDFINGER...) en una partida de poker (un preludio a la buena...), y descubriendo que Dimitrios es un peón de Le Chiffre (Mads Mikkelsen, el que pone cara y rarezas al malo de toda peli Bond que se precie, en este caso, su ojo izquierdo llora sangre, aunque me recuerda a uno de los personajes del manga Yu-Gi-Oh, al menos en la partida de poker...) .

Después de un movidón en Miami, 007 cuenta con el apoyo de M para participar en una partida de poker que Le Chiffre ha organizado en el Casino Royale (motivo del nombre de la novela homónima y de los films, pero que a diferencia de los films, el casino estaba en Francia...) de Montenegro, más que nada porque Bond es el único agente bueno en ésto del poker. En el tren que le lleva a Montenegro, Bond recibe el dinero en manos de Vesper Lynd (Eva Green, elegida por dos buenas razones: no es muy conocida, y sale más barata que, por ejemplo, Charlize Theron... De todas maneras, ella pone sus peras vistas en SOÑADORES y el candor de ser la primera chica Bond a la que ama... y, bueno, mejor será que lo veáis) contable al servício de su majestad. En el casino, Bond conoce a Mathis (Giancarlo Giannini) un turbio oficial local, y al que será uno de sus mejores amigos, Félix Leiter (Jeffrey Wright), agente de la CIA. Bond empieza la partida con mal pie, perdiendo todo su dinero a manos de Le Chiffre, pero con la ayuda de Leiter, Bond arrincona a un apurado LeChiffre, entre intentos de asesinato durante los descansos de las partidas. Bond vence a Le Chiffre, pero descubrirá que que su rival tiene mal perder: Le Chiffre secuestra a Vesper y la usa para provocar un accidente espectacular que deja a Bond atado a una silla, desnudo (planos de genitales eliminados del montaje, para que todo el mundo pudiera ver la peli, aunque Judi Dench se la ha visto a Craig, y dice que es descomunal...) y torturado por Le Chiffre para conseguir la clave de acceso a los fondos ganados por Bond (secuencia dura y salvaje, aunque al igual que a mí, al público le hacia gracia...). Cuando todo parecía estar perdido para Bond y Vesper, aparece Mr. White (Jesper Christensen), enigmático personaje que salva a Bond y a su novia. ¿Que relación hay entre Mr. White y Le Chiffre? ¿Durará el amor entre Bond y Vesper? y lo que es más importante... ¿A que misteriosa organizacíon iba a destinar el dinero que Le Chiffre quería conseguir?

Se nota que la peli es como un BATMAN BEGUINS pero con Bond en vez de Batman: sus inicios, sus torpezas, su trato con las mujeres... huele a actualización. Detalles como el carácter de Bond, más rudo, más visceral e instintivo (véase el detalle del"aparcamiento", las conversaciones entre Bond y M, o el diálogo entre Bond y Vesper en el tren), nos devuelven a un Bond a la vieja escuela, a los tiempos de Sean Connery. Las menciones al 11-S nos hacen recordar que la"Guerra Fría"ya ha pasado, y que el nuevo Bond va a por Bin Laden. Mención especial a las escenas de acción (pocas, pero las hay), que han dejado el listón bien alto, aunque lástima de Aston Martin DBS destrozado en una escena que no se podía volver a repetir... David Arnold hace un trabajo sensacional, demostrando porqué es el compositor de las bandas sonoras de las últimas tres entregas, llegándo a usar al final, el tarareadísimo tema de Morty Norman para evidenciar que James ha muerto, larga vida a Bond.


En fín, recomiendo ver la peli para aquellos que quieran ver al séxto que hace de Bond (se dice que los que hicieron de Bond en numeros pares, no son muy afortunados, comparados con los impares, poniendo los ejemplos de George Lazenby y Timothy Dalton...), para ver como se pueden gastar unos 255 millones $ de presupuesto (toda una bestialidad, dicho sea de paso...), para los que esperasen ver como todo sucumbe a la"ultimatización", incluido Bond, y para aquellas parejas que quisieran conocer como Bond comenzaba a usar su"licencia para seducir". No les decepcionará.

LA SEMANITA QUE VIENE, ESTARÁ....

THE QUEEN

NO LA SALVARÁ... NI DIOS.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO