El Cristianismo en Japón..... y en el Manga....

Buenas noches. Disculpad mi retraso a la hora de administraros nueva información en dicho blog pero mis ocupaciones en la Universidad apenas me han dejado tiempo libre para realizar un artículo divulgativo sobre manga o anime. En este caso pretendo realizar un artículo que mezcle anime con historia. Pretendo hablaros de la introducción del cristianismo en japón, sus correspondientes consecuencias y sobre todo su repercusión en el manga y en el anime.

Son escasas en el mundo del manga y del anime las referencias al cristianismo (parece ser que existen en Samurai Champloo y en La Espada del Inmortal) pero donde si encontramos dicho asunto y además convertido en el tema central de una trama es en la conocida serie, realizada en manga y también en anime, Rurouni Kenshin, también conocida en nuestro país como Guerrero Samurai.
No obstante, dicha trama es exclusiva para el anime solamente. Es aquella protagonizada por Shogo Amakusa. Dicha saga se conoce además como la "Saga de Shimabara".


Hioe Mishida era un estudiante del estilo Hiten Mitsurugi. Cuando iba a enfrentarse a su mentor, Seijuro Hiko XII, en la enseñanza final (Ougi), fue derrotado por éste, haciéndole caer por una cascada. El maestro Hiko lo dio por muerto y buscó a otro alumno (quien sería Seijuro Hiko XIII, el cual aparece en la serie y maestro de Kenshin).
Pero Hioe sobrevivió y se convirtió al cristianismo. Huyó a China debido a la represión contra los cristianos durante la era Tokugawa. Junto con su protegido Shogo y su hermana Sayo Amakusa huyeron al continente luego de que asesinaran a los padres de estos en Shimabara.
Le enseñó el Hiten Mitsurugi Ryu a Shogo, quien lo quería emplear para vengarse de lo que el gobierno y la sociedad japonesa habían hecho a los cristianos, cumpliendo así la promesa que le había hecho a su padre antes de que éste muriera. Hioe quiso detenerlo, pero en su intento fue derrotado por el Ray Ryu Sen de Shogo (la primer técnica añadida al estilo) y lo dejó ciego de por vida. Shogo Amakusa se marchó a Japón junto con su hermana Sayo ( Lady Magdalia en nuestro país) para cumplir su promesa.

Shogo Amakusa afirmaba ser el "Hijo de Dios". Se enfrenta con Kenshin,aquien ciegayu Sen. Pero Kenshin se siente más fuerte y lo reta de nuevo, aún con su ceguera. En su batalla final, derrota a Amakusa y Kenshin recupera la vista. Finalmente, Shogo reconoce su error, y con colaboración del gobierno se marcha a Holanda con ochenta y ocho cristianos, prometiendo que jamás empuñaría una katana.
Naturalmente, dicho contexto de rechazo y persecución al cristianismo que encontramos en dicho manga estuvo basado en un contexto histórico bien definido, cuyo comienzo se situa el quince de agosto de 1549.
San Francisco Javier, Cosme de Torres (sacerdote jesuita), y el padre Juan Fernández llegaron a Kagoshima desde España con las esperanzas de llevar el catolicismo a Japón. El 29 de septiembre del mismo año, Javier visitó a Shimazu Takahisa, el daimyō de Kagoshima, pidiéndole permiso para construir la primera misión católica en Japón. El daimyō estuvo de acuerdo, con la esperanza de elaborar una relación comercial con Europa.
En un principio, el shogunato y el gobierno imperial apoyaron la misión católica, partiendo de la base de que con esto el poder de los monjes budistas poco a poco se reduciría, y además podría contribuirse a fomentar aún más las relaciones comerciales con las potencias marítimas ycomerciales del momento, que no eran otras que España y Portugal.
No obstante, el shogunato mantenía una actitud prudente en lo que se refiere al asunto de la labor colonial. Los japoneses se habían percatado de que en las Filipinas los españoles habían tomado el poder tras cristianizar a la población, acto que no concedía originalidad a los españoles, ya que otras potencias, marcadas por su política colonial, lo habían hecho en otros lugares, como en el continente americano.

El gobierno paulatinamente fue considerando al catolicismo como una amenaza, e inició una persecución sistemática contra los cristianos. Como consecuencia de todo esto, la religión católica fue prohibida y aquellos que se negaban a renunciar a la fe cristiana eran asesinados.
Finalmente, el shōgun Toyotomi Hideyoshi condenó al suplicio de la crucifixión a veintiséis cristianos.


Sobre dicho acontecimiento se levantó cuatro siglos después, concretamente en 1962, un monumento en honor a estos veintiséis individuos.

En mi opinión y para concluir, me gustaría que un tema como éste, que no es otro que la cristianización de Japón, al igual que otras potencias asiáticas como China, sea tenido en cuenta por más autores a la hora de llevar a cabo sus historias, ya sea al papel o a la pequeña pantalla.

4 comentarios:

Ismael Fancito. dijo...

Creo que el episodio de Lobo solitario y su cachorro es bastante mejor. Aunque no he leído ese tebeo japonés, solo miré la teleserie.
Pero es un tema curiso.

Luis Carlos dijo...

Me ha interesado el articulo.

No conozco "la espada del inmortal", pero sí ví algunos capitulos de la Saga de Shimabara de Rurouni Kenshin. Me alegró ver que la imagen de los cristianos salia mucho mejor parada que la de los medios occidentales.

Sin embargo me hubiera gustado que hubieseis mencionado Nagasaki, donde fueron martirizados...(de hecho Nagasaki era la ciudad japonesa con más católicos en 1945...¿casualidad?).

Pero no hay que ser tan duros con el gobierno local. No era xenofobia, si sus ciudades se hubieran llenado de inmigrantes o comerciantes musulmanes habrían hecho exactamente lo mismo. ¿verdad?

MangaBoy dijo...

asi es..
pero bueno parece que el cristianismo
por la historia
estaba destinado a la persecución
aunque dicho en término en épocas como el imperio romano no es muy válido que digamos
(tema de mi trabajo de investigacion XD XD XD XD).
saludos

Anónimo dijo...

Vaya,pensaba que esto era un blog de comics, cine, manga...y que no hablabais de religion/politica. Ups, me habre equivocado...

Por lo demas, buen articulo

Van Fanel-

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO