Herbert West: Reanimador (II): Re-animator (1985)

Una semana más os veo aquí en mi cementerio. Eso quiere decir que ha llegado la hora de instruiros una vez más en los caminos insondables del horror. Aunque esta vez, yo, el Morador de la Cripta, vuestro anfitrión, debo adentrarme en un terreno más... sangriento. El viernes pasado os introduje en el personaje de Herbert West, el reanimador, versión lovecraftiana del Doctor Frankenstein de Shelley. Y como ya apunte, el relato original del Dr. West tuvo su versión cinematográfica, y es de esto de lo que quiero hablar hoy, haciendo una reseña de la primera pelícua de la trilogía de Re-animator, tres films de cine gore que hunden sus raices en el terror y que nacieron fruto de la colaboracion de Stuart Gordon y Brian Yuzna. Aunque es mejor que deje los previos y entremos en materia.

Re-animator es una trilogía de películas de cine de terror y gore formada por tres títulos: Re-animator (1985), Bride of Re-animator (1990) y Beyond Re-animator (2003). Basada la primera libremente en el relato Herbert West: Reanimador, de H. P. Lovecraft, la trilogía está protagonizada por Jeffrey Combs como el Dr. Herbert West, un estudiante de medicina transferido de Europa a la escuela de medicina de la Universidad de Miskatonic para continuar desarrollando su suero de reanimación corporal.

Sinopsis de Re-animator (1985)
Tras unos incidentes que le obligaron a dejar sus estudios en Europa, Herbert West se traslada a Estados Unidos para ingresar en la escuela de medicina de la Universidad Miskatonic. Allí, tras conseguir hospedarse con un compañero de estudios, Dan Cain, monta en el sótano de la casa donde viven ambos un laboratorio donde continuar con sus investigaciones y experimentos para crear un suero para reanimar el tejido muerto.

Sin embargo, las cosas no salen como West pretende. Su suero, aunque efectivo deja a los reanimados como criaturas salvajes y sin mente, que sólo se guían por sus instintos más básicos y que se muestran violentos e incontrolables.

La película, tras tocar la relación de Dan Cain con su novia, hija del rector de la escuela de medicina, y la rivalidad entre Herbert West y el Dr. Carl Hill, y tras pasar por una de las escenas de sexo más rocambolescas y recordadas del cine gore (la cabeza reanimada del Dr. Hill practicando sexo oral con la novia de Cain atada a una mesa de operaciones), todo desemboca en un pandemonium de cuerpos reanimados descontrolados y la supuesta muerte de West. Dicho final resulta fiel al del relato, aunque en manos de Stuart Gordon y Brian Yuzna deriva en el exceso y el gore gratuito.

Se trata de un film de serie B que vale la pena visionar. Resulta bastante interesante de ver y no es una mala adaptación de un relato lovecraftiano como otras que hay. También vale la pena destacar la actuación de Jeffrey Combs en el papel de Herbert West.

Como punto negativo, no es recomendable para aquellos que no sean amigos del gore ni del cine de serie B, aunque en esta película no llega a los excesos de otros films del género y está bastante contenido, el climax final es bastante exagerado.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO