Reseñas ENERO presents: Especial Lobezno.

-Lobezno #01.

Pues nada, ya tenemos otra edición española de Lobezno entre manos, posiblemente la colección más floja y pésima que ha tenido la editorial durante muchos, muchos años. Desde que se fue Larry Hama, esto ha ido de mal en peor, empezando por números de relleno, siguiendo con un paupérrimo Claremont, pasando por un terrible Larsen que no parecía saber dónde se había metido, soportando a Tieri (para mí el mejor de esta lista, fíjense ustedes) y alucinando (por lo malo que fue) con un Rucka poco (o nada) inspirado. Ahora, por fin, parece que la serie ha resucitado.

Mark Millar es el guionista, por muchos conocido, ya que es el célebre autor de los Ultimates, que tantas fobias y pasiones ha despertado por igual. Tiene fama de que sus personajes sean chulescos, también de rellenar el cómic con mucha acción al límite y de ser bastante vertiginoso con sus argumentos. Sin embargo, ha demostrado que es capaz de respetar, en cierto modo, la continuidad (o al menos ser muy friki con ella) y de tratar como es debido a ciertos personajes, como a Spiderman en su serie de Marvel Knights. Vaya, que mirando todos los antecedentes suena como el guionista perfecto para Lobezno. ¿Están estos dos primeros números a la altura de lo esperable?

Sin duda, porque aquí no nos detenemos a un desarrollo de la psiquis de Logan, de su rabia, de los secundarios con los que vive, etc, etc. De eso ya tuvimos bastante con Rucka (dios...), más bien tenemos una trama que va al grano y trata de mostrarnos lo eficaz que es Lobezno como arma, lo más peligroso y mortal que te puedas encontrar. Una premisa bastante simple, pues se trata de un Logan manipulado luchando contra todo ser vivo del Universo Marvel, es decir, esta serie va a tener una buena pléyade de invitados, por ahora conformémonos con SHIELD, la olvidada Elektra (buen apunte el recordar que trabajaba para Furia en la primera saga de su serie regular) y algunos de los X-men, que se están atrincherando para defenderse de Lobezno, por si las moscas.

Esta sencillez, sin embargo, es un gran acierto, pues Millar se divierte con todos los elementos que tiene a su disposición y juega con ellos para demostrar que Lobezno es un rival muy, pero que muy peligroso. Aparte de un personaje divertido cuando se trata de repartir leña, si se sabe usar.
Hay que destacar la buena mano del guionista a la hora de tratar a personajes como Kitty Pryde, no difiere mucho del tratamiento que Whedon ofrece de ella en Astonishing y eso es de agradecer, y no solo eso, sino que hay que reconocer el acierto de utilizarla en esta ocasión, porque estamos ante una gran amiga de Logan y hacía tiempo que no se hacía notar ese hecho, aunque está mostrado de una manera más siniestra, pues ella sabe realmente de lo que es capaz.
Por no hablar de la búsqueda organizada de SHIELD, el hecho de que Hydra y la Mano anden de por medio, el elaborado combate contra Elektra... Todo muy bien orquestado, Millar saber cómo ofrecer cada elemento y demuestra ser un gran escritor en muchos momentos. Solo hay que ver la parte en la que Logan mata a una enfermera, en tan solo dos páginas, el guionista es capaz de que nos apiademos de ella. Por no hablar del gag sobre el traje de superhéroe clásico como algo mejor que los de cuero negro, o la escena de los tiburones, o el señuelo que emplean para cazarle al principio, o esos comentarios que suelta sobre lo mucho que el protagonista ama Japón...

En cuanto al dibujante, John Romita Jr. le sienta muy bien a la colección y al garras, que está muy favorecido con el trazo cuadriculado, característico de su estilo. El traje apenas resulta ridículo y casi podría decirse que es muy bienvenido. Cierto es que hay momentos donde parece un dibujo desganado, un tanto tosco, pero eso es comprensible en cuanto vemos quién es el entintador: Klaus Janson, el que siguió a Miller durante su etapa en Daredevil. La unión de estos dos artistas tiene mucha fuerza e intensidad a lo largo de estas páginas, pues el dinamismo está a la orden del día y da gusto ver como las viñetas pasan por los ojos como si una película se tratara. No obstante, John Romita Jr. es uno de los mejores dibujantes que pueda ofrecernos USA, y es garantía de calidad. A destacar las splash-pages, algunas espectaculares.

Lo dicho, un cómic que se deja leer con mucho interés, donde el guionista disfruta tanto como el lector y la acción es el máximo aliciente. Un buen manejo de la multitud de elementos que podemos ver en el Universo Marvel y un tratamiento curioso del personaje protagonista como antagonista absoluto. 8,5/10.

-BM Lobezno #03.

Por otro lado, mientras que antes comentaba el espantoso trabajo que realizó Claremont en la serie del enano canadiense tras la etapa de Larry Hama, aquí, en esta especie de segunda saga de la colección, podemos comprobar como el patriarca mutante es una sombra de lo que era.
Lo mejor de estos números es el mundo en el que ha sido introducido Logan, el status quo del personaje como Parche, ya que creen muerto a Lobezno junto con toda la Patrulla-X tras los sucesos de la Caída de los Mutantes. Así es como se juega con un personaje solitario, con imaginación, creando un mundo a su alrededor, con sus propios enemigos, sus propios secundarios, sus propios elementos... No es algo que abunde actualmente.

Es más, no solo hay que crear un entorno con secundarios y enemigos, sino que también es importante (imprescindible) hacerlo característico y bien. Por suerte, podría decirse que este es el caso, pues en pocos números han pasado por aquí bastantes personajes y Lobezno tiene un halo de misterio bastante interesante como Parche, es como una sombra, un hombre que anda metido en todos los asuntos por amistad y camadería, desinteresadamente. De los secundarios destacan las mujeres, y es que Claremont abusa bastante del modelo de mujer valiente, inflexible, fuerte y de carácter indomable. No digo que esté mal, ¿pero todaaas? Tenemos a Jessica Drew, a su amiga y compañera McCabe, a Xi`An Coy Mahn (se trata de Karma, metida en una situación peliaguda) y a Tygre, la señora del crimen en Madripur. Muchas mujeres alrededor de Logan, un tipo con suerte. Aunque también anda Corrigan por ahí, claro.

En cuanto a los villanos, tenemos el debut de un duo bastante carismático y acertado, muy bien pensado. Por un lado tenemos a Camorra, un tipo que hace honor a su nombre, presumiblemente una especie de Asgardiano que se divierte en Midgard (si no has leído nunca Thor entenderé que no estés comprendiendo nada), un hombre grande y fuerte al que le encanta pelear por diversión. Muy bestia, zafio y escandaloso, es lo opuesto a su compañero Hemorragia, una especie de Drácula (de hecho, esa frase que suelta a Coy Mahn sobre la sangre es una buena pista de dónde se ha inspirado el autor) que prefiere ser sutil, tranquilo y metódico, parece como si siempre hablara con la voz apagada, bastante siniestro y temible por su toque mortal. Como podemos ver, un gran acierto en cuanto a villanos con carisma, que aprendan muchos autores actualmente, incluído el propio Claremont (me han venido a la cabeza Vargas y Bogan, ufff...).

En cuanto a la historia, es el clásico enfrentamiento entre dos bandas criminales y Lobezno tomando parte, metiéndose en medio como mejor puede. Básicamente trata de diversos ataques y contraataques que se lanzan entre sí, intentos de echar abajo una operación u otra. Asaltos a una planta de drogas, intentos de asesinato contra un líder, etc, etc. Es interesante, en un estilo aventurero muy bien ejecutado, con el ambiente exótico de Madripur y un buen montón de personajes con protagonismo. Estamos ante una serie coral y se nota que el guionista tiene mano con los grupos de personajes.

John Buscema, por otra parte, es un dibujante que tiene una puesta en escena excelente, que entiende realmente qué es la narración (sí, suena gafapasta, pero no deja de ser cierto que sabe muy bien qué mostrar en cada viñeta, ignorando las poses y la espectacularidad fácil), que caracteriza a los personajes como pocos (ese Hemorragia...) y ofrece un ambiente muy adecuado. En definitiva, un gran dibujante que en estos tres números se porta bastante mejor que en los anteriores, los dibujos parecen más trabajados y cuidados. No puedo achacarle nada, salvo al color y lo mal que queda en un papel satinado, pero ese ya es otro tema.

Lo dicho, una serie muy recomendable, tiene sus altibajos (el número anterior, por ejemplo) y ciertas manías del guionista como las mujeres típicas del mísmo, pero ofrece lo que debe y lo mejor que puede. Está genial. 9/10.

1 comentario:

tebeonauta dijo...

Con respecto al Lobezno de Millar y Romita, estoy de acuerdo en que se trata de un buen cómic de acción. Millar es un buen guionista, y lo demuestra desde el principio del primer número, mostrándonos las diferencias de clases que hay entre los dos niños. Solamente un superhéroe desinteresado podría hacerse cargo de investigar la desaparición de un niño pobre desaparecido. Por otra parte el dibujo de Romita es sencillamente espectacular.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO