+QVILLANOS: SUPER SKRULL

CRISIS EN VILLANOS FINITOS 4:
Las caras en el Fantasticar eran serias de camino a Nueva York. A Reed Richards no sólo le había disgustado saber que él, junto con otros siete superhombres más, serían en el futuro, miembros de una resistencia humana contra máquinas que usan tejido vivo sobre endoesqueletos blindados, sino enterarse de que lo de su compañero Illuminati Tony Stark con el alcohol... era el cuento de nunca acabar.
-Tony, creí que ya habías superado lo del...
-Dilo, Reed, no tengas reparos en soltarlo. Soy alcohólico, no es mi primera crisis, puedo superarla.
-¿Puedes superarla? Tony, casi mueres la primera vez. Si sigues así... volverás a perderlo todo. Amigos, la empresa, las armaduras...
El pitido característico de las comunicaciónes se enciende, mostrando en un monitor el semblante parcheado de Nick Furia, enojado como casi siempre.
-Chicos, me temo que lo que hayáis sacado del chip gracias al buen Doctor tendrá que esperar. Lo que veréis ha ocurrido en Nueva York hace casi una hora.
La pantalla muestra imágenes de una nave espacial atacando a un hombre en ropa interior que se defendía a rayos de dicha nave, y después, ésta es atacada por la Antorcha Humana y el Asombroso Spider-Man. La imágen muestra al hombre de ropa interión caido muerto por el impacto del laser.
-El fallecido se llama Maxwell Dillon, conocido en Ryker´s como Electro. Varios policías se lo llevan al forense para verificar que el muerto sigue muerto y no resucita.
-Iré al Edificio Baxter para ver que clase de nave ha iniciado ese ataque. Iron Man revisará los archivos de los Vengadores.
-¿Qué has dicho?
-Era una sugerencia, no una órden.
-Sonaba como una órden.
-Apañáoslas como podáis. Mantenedme informado.
La pantalla de comunicación del Fantasticar se apaga, dejando semblantes algo más tensos si cabe.
En la clínica forense, los reporteros se agolpan ante la puerta de la sala donde yace el cadaver de Eléctro. Como buenamente puede, el forense encargado de hacer la autópsia al fallecido, se encarga de apartarse a los fotógrafos y a gacetilleros como buenamente puede. Al conseguir entrar en la camilla, nota un fuerte hedor a descomposición, algo inusual, y evidentemente el olor ha causado mella en el equipo forense: vómitos, toses bajo la máscarilla...
-Caballeros, abramos la bolsa.
Uno de los ayudantes del forense baja la cremallera, mostrando un cuerpo medio humano... ¿y medio alienígena? Las caras de asombro son totales... salvo para el forense, que se quita la mascarilla.
-Tras presenciar lo que han visto, solo puedo decirles una cosa: Él os ama.
El forense cambia de aspecto mostrando sus facciones similares a las del cuerpo que yace en la sala de autopsias, y estira su brazo derecho, estrangulando a dos de los 5 forenses. Dos policías que se encotraban vigilantes por lo que pudieran pasar, caén carbonizados ante una pasada flaminguera del brazo izquierdo del atacante. Los otros 3 forenses tratan de gritar, pero caen inconscientes ante una presión invisible que va ahogándoles... hasta la muerte. El cadaver ya ha revelado su forma skrull original, descubriéndose como pieza de una invasión secreta. El Super Skrull quema el cuerpo del camarada caído, provocando el caos y desconcierto en la sala, huyendo de la sala por una de las ventanas, en forma de pájaro.

El medilab del Edificio Baxter recordaba a la camilla de la novela de Mary Shelley, solo que en ella, nuestro amigo y vecino Spider-Man está tumbado en ella. Un preocupado Johnny Storm no recuerda cual era la tecla que significaba"SCANNER Y CURA RAPIDA". Benjamin J. Grimm, nuestra adorable Cosa de ojos azules, no puede evitar bromear ante la situación.
-Cerilla, para una vez que te traes los ligues al Baxter, los dejas hechas puré.
-Ésto es serio, Ben. Spidey se está muriendo y no recuerdo a donde había que darle para que el chisme...
-Creo que era... ahí.
Ben Grimm le da a una tecla morada... y decenas de tenazas y lectores infrarrojos examinan al lanzarredes, provocando no pocos gritos.
-¡Me... me dijiste que... que no dolía!
-Tu suerte arácnida te salvó de acabar espachurrado en una de las torres. La TV te puso a tí agarrado a la nave.
-Piezas... se caía a... a pedazos.
Tras limpiar calorificamente los restos de cristales y otros elementos, varias agujas y vendajes se ciñen en los costados del trepamuros a inusitada velocidad, lo cual no consta que Spider-Man quede inconsciente sin poder evitarlo.
Tras un vuelo placentero en forma alada, el Super Skrull se refugia en la azotea de un edificio en estado semirruinoso. Sacando su intercomunicador, informa al Mundotrono.
-Misión ejecutada exitosamente. El infiltrado muerto no pondrá en peligro la invasión.
-Si supieran hasta dónde hemos llegado...
-No se enterarán, aunque convendría investigar la filtración.
-Cierto. Las sospechas indican que la nave pudo haber salido de un planeta muy lejano, Coruscant.
-Imposible, a no ser...



LA PRÓXIMA SEMANA...


ABOMINACIÓN


QUE DIFICIL SER VERDE... Y GRANDE.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO