+QVILLANOS: KANG

"Estimado Kang:
Reconozco que no sé tu nombre real, y que tú lo venderías muy caro si osase preguntártelo. Se dijo que tenías el mismo nombre que el padre de uno de tus posibles antepasados, pero me resisto a creerlo. Y pensar que todo empezó por tus antepasados... En un mundo en paz, sin guerras, sin violencia, sin héroes... aburrimiento constante, rutina diaria que amenazaba con corroerte como un cáncer, pero al menos tenías los archivos, las imágenes, los vídeos requeterestaurados de las hazañas de aquellos prodígios de ese para tí maravilloso siglo 20. Una envídia que te llevó a la curiosidad, curiosidad por saber sí, de algún modo, descendías de alguno de aquellos héroes, o de algún célebre villano. Los resultados fueron confusos y fustrantes para tí, ya que al parecer, podrías ser descendiente de aquel que fuera llamado Mr. Fantástico... o descendiente de su más terrible némesis, el latveriano Victor Von Muerte: no olvidarás la cara que puso al verte vestido como Rama Tut en una de tus múltiples escaramuzas temporales. Tras analizar datos sobre tus posibles ancestros, te correspondieron con dos artefactos heredados: una esfinge... y una plataforma temporal. La combinación perfécta, la evasión perfecta, en tus manos. Combinaste la esfinge con la plataforma, e ideaste tu máquina del tiempo, la primera de muchas, la primera de todo un contínuo uso del tiempo cual kilometraje de vehículo que usa el espaciotiempo como carretera. Gracias a ese viaje, existen los Kangs, diferentes versiones tuyas de realidades alternativas, con las que formaste un consejo, el consejo de Kangs, para evitar que aquello que os permitía disfrutar, no se rompiese ni dejase jamás de existir. Egipto fue el primero de muchos viajes, donde aparte de leyendas de aquel tiempo, te las viste con héroes de aquel siglo que amabas, atrapados como tú allí, en aquella época. Trataste de regresar a tu tiempo, pero fuiste al siglo 40, en una era en la que la tierra era un lugar devastado y derruido por la guerra de aquel tiempo. Aprovechaste tus conocimientos técnicos para hacerte un traje hipertecnológicamente poderoso, con una máquina del tiempo incorporada. Sin embargo, decidiste no viajar sólo, e impulsado por tu sed de hazañas, por tu ánsia de acción, te moviste por varías erás temporales, atrayendo a todo el que te se decidiera a seguirte. Así fué como fuiste conocido como KANG EL CONQUISTADOR.
Kang sería el nombre por el que más se te conocería, pero no tuviste reparo en usar otros como Centurión Escarlata, con la que no tuviste reparos en engañar a los héroes más poderosos de una tierra alternativa temporal para luchar contra tu némesis, tu pesadilla: LOS VENGADORES. Nunca olvidarás tu primer enfrentamiento con ellos, cuando les enviaste un robot diseñado como uno de los antihéroes de aquel tiempo, un robot perfécto, un facsímil casi identico al asombroso SPIDER-MAN original... que derrotaron. Desde eso momento, juraste y perjuraste que harías lo posible para derrotarlos, y vaya si lo intentaste: desde llevártelos por diferentes periodos de la historia... hasta llevarlos a otro lugar, Carellius, donde por primera vez en mucho tiempo... te enamoraste. No olvidarás su nombre: Ravonna. Llegáste a viajar a traves del tiempo para salvarla, océanos de siglos hasta curarla de sus heridas mortales por no ser lo que allí se esperaba de tí. Pero lo peor de todo no fue eso, lo peor para tí fué descubrir tu yo futuro, un yo futuro más listo, más habil en el uso de las corrientes temporales, un yo futuro viejo y cansado, amante de diplomacia y de correr pocos riesgos, un yo futuro conocido como... INMORTUS. Lo detestabas, lo odiabas, porque era vivo recuerdo de lo que el futuro te podría esperar. Un futuro que a punto estuvo de cumplirse cuando los Guardianes del Tiempo, ayudados por la Inteligencia Suprema, te atacaron en el Limbo para convertirte en él, tras haberle eliminado. Tus viajes y manejos temporales provocaron la eliminacion de varios periodos temporales de varias realidades, y eso debía acabar. Sin embargo, te resististe, luchaste, y lo unico que hicieron fue generar otro Inmortus, pero sin ser tu yo futuro, sino una parte de tí.
Finalmente, lo conseguiste: conquistaste el mundo. Les hiciste hasta firmar la rendición, pero al final... triunfaron, como siempre. Incluso tu yo más jóven quiso ser un Jóven Vengador, diseñandose una armadura similar a uno a quien manipulaste en una ocasión para eliminar a los Vengadores, alquien a quien convertiste en asesino... y traidor.
Espero que hayas visto como se ha convertido el mundo ahora que los héroes están o registrados... o proscritos. Ahora sabrás porqué los héroes dejaron de existir en tu época, como sus hazañas se diluyeron con el paso de los años, los siglos... pero eso para ti no es nada. Nada... excepto tiempo.
Esperando a que me regales un DeLorean con los planos de Cronópolis,
Tío Han".

LA PRÓXIMA SEMANA.... SORPRESA!


MI SUEGRO (O DARTH VADER, COMO DICEN POR AHÍ....)


ERA ESO... O SER CUBITO DE CARBONITA OTRA VEZ.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO