Quitely, o como contar más en menos espacio

La inmensa mayoría de vosotros conocéis a Frank Quitely por sus trabajos más reconocidos, como pueden ser New X-Men, junto a su amigo Grant Morrison, con el que ha coincidido en varias ocasiones, o Authority, junto al también británico Mark Millar. Entre sus obras menos conocidas se encuentran cosas como Flex Mentallo (serie limitada de 4 números con Grant Morrison), Invisible, JLA: Tierra 2 (muy recomendable para cualquier amante de los superhéroes) o Sandman (con Neil Gaiman). Quitely es un dibujante claro pero feísta, sus mujeres no siguen ningún canon de estética preestablecido (no en vano más de uno comentaba que su Reina Blanca parecía un travestí); suele hacer caras bastante redondas, labios excesivamente prominentes y tampoco es un dibujante excesivamente rápido, entonces ¿porqué levanta tantas pasiones? La respuesta es bien sencilla. Su narrativa, ese término tan olvidado por algunos dibujantes y que tan ligado está al mundo del comic. Quitely es uno de los mejores narradores actuales, unos de los que más se preocupan de la planificación de la página y de que las expresiones de sus personajes hablen por sí mismas (en este caso, uno de las mayores referentes, a mi parecer, es el genial Kevin Maguire). Muchos pensarán que toda esta parrafada viene a cuento del anuncio de que Morrison y Quitely van a ser los encargados de relanzar Superman en su nueva serie All Stars Superman. Pero no, no es el caso, este post viene a propósito de WE3, la nueva serie para el sello Vértigo del dúo británico en la que Quitely no sólo ha demostrado su maestría con la narrativa, sino que es capaz de contar en una sola página más que muchos en un cómic entero y, como dicen por ahí, una imagen vale más que mil palabras.

Narrativa, imágenes estáticas en movimiento:



Economía de espacio:


  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO