Gantz


¿Conocéis los tópicos del manga? Sí, esos que no dudan en recordarnos los menos conocedores del manga cuando les hablamos sobre nuestros gusto y afición por él, y de alguna vez en cuando los telediarios más "progres". Gantz los reúne todos, y si me apuráis, quizá hasta alguno más.
Y, aparte de eso, que ya define buena parte de este manga, ¿de qué va Gantz? Gantz va de nada, NADA, y es uno de los seinens más exitosos de la actualidad. Una mezcla de acción, sexo, violencia, mucho gore, un bestiario increíble, tías buenas con tetas descomunales, un buen punto de partida y un desarrollo inesperado repleto de las paranoias que se le ocurran a su escritor, Oku Hiroya, sazonado además con un espectacular dibujo, que mezcla lo tradicional con el ordenador. Poco más le hace falta a este manga para ser de los más vendidos y seguidos, y para ser recomendado desde aquí.


La historia nos presenta una premisa interesante (que siempre he creído que en la ciencia ficción puede dar mucho juego si es tratada en más profundidad): dos jóvenes tienen una nueva oportunidad tras su muerte, para lo que tendrán que cazar a todo tipo de bestias y alienígenas. Para ello contarán con un futurista armamento, y no estarán sólos, ya que los acompañarán en su misión otras personas que creían haber muerto, y a las que Gantz (una bola gigante, quien les provee el armamento y les informa de lo que han de hacer en cada misión y presentar objetivos) también ha vuelto a la vida para que participen en su juego. El premio: una vez consigan 100 puntos cazando a dichos monstruos, pueden elegir no sólo volver a la vida, sino el ser libres de nuevo del juego y olvidar lo ocurrido, recibir un arma más potente, o revivir a alguien en la memoria de Gantz.

Veremos desfilar por el manga a personajes de todo tipo, en muchas ocasiones a completos estereotipos andantes, pero hay que destacar la evolución que se hace de Kei Kurono, el protagonista indiscutible de esta Primera Fase, y lo más interesante de estos primeros 20 tomos. De adolescente gilipollas a un verdadero líder, con sus miedos y sus errores, pero que llega a ser verdaderamente respetado por los demás. La verdad que merece la pena asistir a su evolución.

Este manga, aún en curso, ha conseguido terminar su llamada Primera Fase sin contar en sus 20 tomos nada que nos pueda hacer siquiera pensar que el autor tiene una idea para hacer avanzar la trama que no sea el sexo, la violencia, y la sorpresa continua. Y ése es gran parte de su atractivo: que Gantz, a pesar de no ir hacia ninguna parte, engancha, ya que su lectura es tan amena y fluida que devoras cada tomo en apenas minutos (algo tiene también que ver en este sentido el que páginas enteras apenas tengan un par de frases, rellenas tan sólo con el espectacular trabajo del estudio de Oya). En este manga no hay nada ni nadie sagrado, y veremos desde decapitaciones hasta violaciones, muertes brutales e inesperadas y bestias de todo tipo, tamaño y poder, todo ello con un acabado gráfico espectacular, repleto de detalles (aunque abuse de las fotos renderizadas), y con el que nos alegraremos la vista gracias a su buen hacer y generosidad en cuanto a las féminas.

1 comentario:

Kike dijo...

Yo vi el anime hace unos años, y bueno, entretenido era, a ver si algun año de estos leo el manga... aunque sea por diversion xD

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO