La Casas en el Confín de la Tierra ¿adaptación imposible?

A principios del siglo XX, el escritor de novelas de terror William Hope Hodgson, en un alarde de inspiración, escribió la que se ha recordado como su mayor novela La Casa en el Confín de la Tierra. En ella se narraba la terrible epopeya de un anciano que vive en una casa alejada de la civilización con la única compañía de su hermana y su perro y, después de un extraño suceso en un acantilado cercano, tiene que hacer frente a unas fuerzas del más allá que pretenden penetrar a través del gran caserón.

Cuando descubrí que en la línea Vértigo de DC había un comic que adaptaba la gran novela de Hodgson no pude resistir el impulso y lanzarme a por ella, aun sabiendo que es una historia muy difícil de adaptar, por la complejidad de la mayoría de las situaciones que se presentan en ella, pero al saber que el autor de la obra sería Richard Corben confié en que sería una buena adaptación… Pero mis temores sobre lo difícil de la adaptación se hicieron realidad.

El comic de La Casa en el Confín de la Tierra intenta adaptar la novela de Hodgson, pero realmente no lo consigue por varios motivos. El primero y más evidente es la ya citada dificultad para adaptar una historia que se mueve constantemente entre lo real y lo irreal, lo onírico y lo físico, lo visible y lo invisible, lo que se siente y lo que se capta, tiene muchas ideas que son casi imposibles de plasmar en imágenes y, por supuesto, el guión del comic evita prácticamente todas las situaciones en las que esto pueda suceder, dejando totalmente coja la historia, pero eso no es todo. Uno podría pensar que, al menos, si no puede trasladar la parte onírica e irreal del contacto con las fuerzas del Más Allá, podría centrarse en las partes que narran la lucha física del habitante de la casa con las criaturas-cerdo que surgen del acantilado para tomar la casa, pero la torpeza del guión y de la narración hace que, la única vez que esta situación aparece en el comic se presente confusa y sin ningún sentido.

Aparte, mientras en la novela uno duda constantemente de la cordura del narrador, aquí de lo que dudamos constantemente es de la cordura del que ha escrito el guión, pues no explica en ningún momento nada de lo que está pasando, las cosas van de aquí para allá con una multitud de imágenes inconexas y extrañas que no dicen nada, aunque por momentos se sugiere una relación incestuosa entre el narrador y su hermana lo demás sigue sin explicarse, salvo al final, en el que intenta dar coherencia a todo con una alegoría al miedo que no se entiende para nada y que no tiene nada que ver con la historia original de Hodgson. Además, Corben deja de lado el máximo clímax de la novela, y es cuando en uno de los viajes oníricos del protagonista, contempla la destrucción total del Universo y ve que, detrás se encuentran las terribles fuerzas que intentan tomar su casa. Dejando una vez más coja la historia que pretende contarnos.

En definitiva, si queréis descubrir la verdadera historia de La Casa en el Confín de la Tierra, buscad la novela de Hodgson, en ella tendréis el suspense, el terror, la acción y todo lo que, en teoría debería tener este comic que, lo único que deja al terminarlo, es una gran decepción.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO