Reseñas ABRIL presents: Supreme Power #01



Antes de comenzar con el post, debo explicar dos cosas. La primera es el título, en el cual sigue apareciendo la palabra "abril" a pesar de que estamos en Mayo, porque se trata de reseñar los cómics del mes que escribo, asi evito malentendidos. Y lo segundo, para tener toda la libertad posible a la hora de reseñar este cómic he añadido muchos spoilers, así que avisados quedáis. Recomiendo iniciar la lectura primero y leer la reseña después.

Pues bien, tenía muchas ganas de leer esta colección, ya que había tenido muy buenas críticas en USA y su temática era realmente interesante.
Va prácticamente de una Ultimate JLA en el mundo real, de un "qué pasaría si..." una nave espacial cayera sobre la superficie de la Tierra y sus consecuencias.
Y es que todo gira alrededor de la nave, el niño que había dentro, las bacterias, la propia batería que proporciona energía ilimitada, etc... De aquí es de donde parte todo, de como el gobierno de los Estados Unidos se ocupa de ello y además trata de sacarle provecho, cosa lógica, por otra parte.
A pesar de todo, hay dos seres que no tienen nada que ver con dicha nave, tales como Halcón Nocturno y la Princesa Poder (la cual no aparece en este tomo que nos ocupa, solo se ven los primeros indicios), por lo que, al final, lo importante acaba siendo una revisión del famoso grupo de DC de la manera más realista posible, tanto que sorprende.

Strackzinsky juega mucho con la política y la manipulación, pues desde el principio, el bebé que cae sobre la Tierra (proyecto Hyperion) es educado de la manera más conveniente posible, es decir, reduciéndole la posibilidad de pensar y tomar iniciativas por sí mismo, se convierte en una marioneta. Aunque... al final acabas sospechando que sabe mucho más de lo que parece, porque a pesar de ser realmente muy a la americana (por su educación, para entendernos) es alguien asombrosamente justo que trata de mirar por todos, la esencia del Superman original, claro.

Cabe destacar el comportamiento del gobierno, es cínico y mentiroso, pero dependiendo de los presidentes lo será en mayor o menor medida. Bush senior, por ejemplo, será el peor de todos, pues es el que mirará más por el provecho de la nación e incluso encomendará a Hyperion una misión que sucedió en la realidad, en la guerra del momento contra Iraq. Sin embargo, Clinton es presentado como alguien un poco más transparente (dentro de lo que cabe) y expone a Hyperion ante los medios de comunicación y, por consiguiente, lo desvela ante todo el mundo, lo que abre una serie de posibilidades. Y es que todos acaban buscando la nueva sensación del momento, para aprovechar el boom de Hyperion.



Pero no todo va sobre el susodicho, aunque sea el que más importancia tiene y el que conduce la historia, porque también anda por ahí la batería de la nave haciendo estragos y metiéndose dentro de la mano de un soldado americano al intentar probarla como arma.
Esta especie de Green Lantern, llamada "el Doctor", difiere mucho del original, pues parece tener dos personalidades y la batería es realmente peligrosa.
Cabe destacar el que busquen a alguien que sepa acatar órdenes para el proyecto sin rechistar, viéndose una vez más la manipulación y la búsqueda de aprovecharse de los medios que se presentan, como es lógico, y por desgracia, en la vida real.

La contrapartida de Flash, por otra parte, que responde por el nombre de Borrón se dirigirá al marketing y el merchandising, aprovechando sus poderes para su propio provecho, a pesar de tratarse de un buen chico, criado de la mejor manera posible.
Halcón Nocturno, por otra parte, se concentra en su paranoia, en castigar de la manera más brutal posible a aquellos que no respeten a los extranjeros, convirtiéndose en un ser vengativo sin escrúpulos. Solo hay que ver sus métodos, los cuales realmente asustan y no es para nada piadoso, llega a dar hasta escalofríos.
También aparece una referencia a las amazonas y la que parece la princesa Poder, que sin duda la veremos más tarde. Así como a la versión de Aquaman, que empieza con un verdadero drama bastante desolador y muy bien escrito por el guionista, como todo lo que se relata en el tomo, la verdad.

Y es que este inicio de la colección es genial, ocurren las cosas de forma pausada pero porque el autor ha pretendido ceñirse a los detalles y a las nimiedades más absolutas para dar una sensación de realismo sorprendente. Además, todos los personajes, hasta los secundarios, tienen algo que contar, como los supuestos padre de Hyperion, pagados para ejercer de ello, engañando al pobre hombre hasta el final, cuando fingen su propia muerte, la cual es orquestada por el gobierno cuando los encuentra prescindibles y deciden hacerlos desaparecer de la vida del superhombre.

El dibujante, Gary Frank, se encarga de ilustrar este relato. Si bien no es un dibujante que destaque demasiado, realiza su trabajo de la manera más eficiente posible y con todo el detalle que el guión pide. Es un narrador bastante bueno y sabe qué encuadres son útiles en cada escena, por no hablar de las expresiones, realmente logradas y donde deben estar. Una pena que a veces las caras les salga un tanto raras y su estilo sea tan acartonado. A pesar de ello, realiza un gran trabajo y cuesta imaginar Supreme Power sin su estilo y trazo, es adecuado para lo que se cuenta y cumple con creces su cometido.

En definitiva, un relato desolador del mundo, por lo tanto realista, de "qué pasaría si de repente existieran seres con un potencial casi ilimitado" realizado de manera impecable y con todo tipo de detalles. Sorprende y deja con ganas de saber más sobre los personajes. 10/10.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO