Reseñas MAYO presents: Daredevil #61



Por fin ha vuelto el equipo creativo que ha mantenido la serie en un nivel estable de calidad durante mucho tiempo, Bendis y Maleev.
Y la verdad es que vienen con las energías completamente renovadas.

Ahora Bendis se enfrenta a un reto verdaderamente difícil, el de mantener el status quo actual del vigilante de la cocina del infierno. Es una situación en la que Bendis ha metido al personaje, la de ser (en cierto modo) el kingpin de la Cocina, y es algo que si bien abre muchas posibilidades, también puede ser complicado de afrontar, es algo así como un paso adelante que no se puede eliminar de cualquier manera.
Y esa es una de las cosas que más me gustan del guionista, el que no tenga miedo de hacer que las cosas evolucionen y nos quite la sensación de que nada es inamovible. Por no hablar de el hecho de que tenga las cosas pensadas a largo plazo y se tome su tiempo para desarrollar las cosas. Y es que, a la larga, es muy positivo, por tan pesado que pueda ser mes a mes.

Pues bien, ahora la situación de la Cocina del Infierno es muy distinta desde que Daredevil manda en ella, el crimen ha bajado muchísimos enteros y después, como Matt Murdock, ha invertido mucho para mejorarla todo lo posible. Para colmo, hay incluso posibilidades de que llegue a ser alcalde, aunque ya se verá...
Matt muestra un comportamiento lógico, pues siempre ha deseado que la Cocina permaneciera limpia, además del hecho de que nunca había llegado tan lejos al respecto, y dudo que no pueda ir a más. Ahora, todo lo que sube, debe bajar, será interesante ver cómo será este hecho.
Aún así, Bendis nos muestra que incluso las buenas acciones tienen sus consecuencias, es la teoría del clavo que saca otro clavo. Y es que crimen se ha ido a otros lugares de Nueva York, perjudicando mucho las cosas para otros superhéroes, que hasta se ven obligados a tener una charla con Matt.
El diálogo que se produce entre ellos es de los mejores que he leído en la serie, no llegas a decidirte por ambas posturas, dada la delicadeza del asunto y la conveniencia de cada uno de ellos, hay una gama de grises demasiado complicada de resolver, aunque intuyo que caerá por su propio peso.
Si es que, el final del número revela que Murdock se ha puesto una gran diana sobre la cabeza.

Por otro lado, el dibujo de Maleev está menos depurado que en anteriores números, las líneas son más gruesas y se ha vuelto un poco más feísta. De todas maneras, no sé si se trata de un cambio de estilo o paranoias mías, pues necesitaría ver más números a partir de aquí para comprobarlo. Aún así, sigue siendo un dibujo perfecto para la atmósfera y el estilo de la serie, por no hablar de que es genial para las conversaciones. Además, las viñetas cada vez están menos fotocopiadas, o al menos se hace con más gracia, sin que se note casi, lo cual no sé si es bueno.

En definitiva, que las cosas vuelven a ser lo que eran para la colección y una nueva saga comienza. Se recomienda una lectura seguida cuando esté completa, pues se disfruta mucho más, como es de costumbre. A ver cómo sigue, que está interesante y el personaje está viviendo muy buenos momentos actualmente. 8,5/10

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO