+Q ARQUEOLOGÍA: ¿QUÉ PASÓ CON.... LA LÍNEA LABERINTO?




Corre mayo del año 1996 en Planeta las cosas están agitadas. En la línea X-Men se están recomponiendo de lo que fue La Era de Apocalipsis, en Spiderman la saga del Clon empieza a colear y en la línea Manga la edición de Dragon Ball está muy próxima a su final. Pero todo esto quedo muy, muy a la sombra del anuncio estrella de la temporada: la creación de la Línea Laberinto, una línea editorial formada únicamente por ¡tebeos de autores españoles!.

Así para el salón de Barcelona de ese año se hizo una presentación por todo lo alto con Antonio Martín, editor jefe de Planeta antes de todo el follón con Cels Piñol y Antoni Guiral el coordinador y editor de Laberinto. La línea empezaba por todo lo alto con el lanzamiento de cinco series limitadas (aposteriori el que sería el formato más habitual de la línea). Las Guerras del Purgatorio de Juan Carlos Cereza e Isaac del Rivero (Ci-Fi de Ángeles y Demonios); Oropel de producciones peligrosas (un Thriller), Neck & Cold de Cels Piñol (su única aportación a Laberinto) y Ángel Unzueta (Una Road Movie de Acción); Aníbal Gris de Jesús Merino (una epopeya futurista) y Desafío de Roke Gonzalez y Carlos Olivares, artes marciales con estilo manga que a la postre resultó ser el proyecto más rentable de Laberinto al contar hasta con dos secuelas.

Como se puede ver el plantel de autores era de lo más variado. Desde jóvenes dibujantes que no habían dibujado nada profesionalmente hasta ese momento, pasando por algunos que ya eran profesionales desde hace años a otros que se habían dado a conocer en Forum gracias a pin-ups, posters, los portafolios de Mutantes o felicitaciones navideñas. Rápidamente otros autores como Enric Rebollo, Ramón F. Bachs que ya habían publicado con Camaleón por ejemplo, o reputados autores que ya publicaban en U.S.A como Pascual Ferry (aunque su proyecto quedó inédito) o Carlos Pachecho junto al novelista Rafa Marín se unieron a la línea.

Al principio como suele pasar todo son alegrías y buenas esperanzas. En la presentación oficial se habló de lanzar series regulares, obras teóricas, portafolios de autores e incluso Merchandising, aunque que yo tenga constancia lo único que llegó a salir de todo esto fue un póster de Iberia Inc..... En los meses y años siguientes los cómics siguieron saliendo, aunque su regularidad no era todo lo buena que debía ser. A veces por la poca experiencia o profesionalidad de los autores, o por el simple de hecho de que con lo poco que cobraban ni de coña podían vivir con esto y otras veces problemas con el editor. Tras Antoni Guiral, estuvieron en la línea Francisco Pérez Navarro (que luchó con uñas y dientes para mantenerla a flote) y Cels Piñol, pero éste según dicen parecía más preocupado de su propia línea Fanhunter e incluso surgieron comentarios mal intencionados que le acusaban de “autores” de Laberinto para su línea de narizones.

De todas formas surgieron un buen puñado de series muy interesantes y realizadas por autores que ahora son conocidos en su mayoría de forma internacional como: Crónicas de Mesene de Roke González y Mateo Guerrero. Una obra de Fantasía Heroica que ha seguido siendo publicada por Dude y ahora por Dolmen y se trata de la serie española más longeva de la actualidad. Roke, todo un habitual de Forum, fue el guionista más prolífico de la línea y su dibujante Mateo Guerrero llegó a dibujar comics para la extinta Dreamwave y sacó un par de álbumes en Francia.

El Baile del Vampiro de Sergio Bleda. Cuatro números más una precuela que nos contaba la vida en la Barcelona actual de Inés y su grupo de amigos vampiros. Una obra de gran calidad que apunto está de cumplir sus diez años. Iberia Inc. Y Triada Vértice con Fonteriz, Pacheco, Merino y Marín como equipo creativo se trataba de la aproximación más cercana al género de superhéroes de toda la línea, Dolmen tiene actualmente los derechos de la línea y parece ser que será retomada en algún momento según avanzaron. Mal Chance de Martín Pardo y David Morancho una historia con un guión muy solido. Gorka de Fernando Iglesias y Sergi Sanjulián, una obra de Fantasía Heroica que fue calificada como el Cerebus español. Otras obras y autores fueron Black Hacker de Juan Carlos Cerza y Cano Santacruz, Cupido de Oriol Roca, El Vuelo del Skhum de Germán García y la excelente Nuria Peris, Jaque Mate de Cereza y Merino (que llegó a contar con un Spin-Off) o Mentat de Pérez Navarro y Javier Pulido.

Pero las ventas mandan. Y en agosto de 1999 la línea fue cerrada de sopetón sin previo aviso. Al parecer bastó una conversación entre el editor jefe de Planeta y el departamento de ventas para determinar que la línea distaba mucho de ser rentable a pesar de que a partir de ese mes se tenía pensado lanzar una ofensiva en forma de avalancha de títulos, que salvo el Zeta de Kano, el resto quedaron inéditos. Muy criticada fue la forma en que Planeta cerró la línea, así de tapadillo sin que nadie se enterase cuando prácticamente todo el mundo estaba disfrutando de las vacaciones de verano y sin que los medios de, ejem, comunicación (en este caso el Dolmen y poco más) pudiesen obtener respuestas de los responsables de la decisión. El resultado fue que el trabajo que en esos momentos estaban desarrollando cerca de treinta personajes quedase en el limbo en la mayoría de los casos.

De todas formas esto es algo que se venía venir de lejos y pocos meses antes Planeta devolvió los derechos de negociación para el extranjero de las series a sus autores, descartó el hacer algo a color y varias cosas más. Se echó en cara también la errática presencia de las series, habiendo alguna series limitadas de tres o cuatro números que salían a la venta cada tres o cuatro meses. Destacaba el hecho de que siendo Planeta una editorial que publicaba principalmente superhéroes, quitando Iberia Vértice estos no tuvieran más presencia en toda la línea, la falta de publicidad de los mismos o su ausencia en los Kioskos (en aquella época aún se veían MUCHOS kioskos que vendían tebeos).

Lo cierto es que al final los que más perdimos fuimos los lectores junto con el sector historietista nacional, que diez años después aunque está mejor, sobretodo gracias a la labor de la Línea Siurell de Dolmen entre otros.... de haberse puesto más medios, promocionado más la línea, quizás y sólo quizás, ahora podría haber muchos más tebeos de autores españoles en las librerías y éstos no tendrían que mirar de manera tan exagerada al extranjero como meta para ganarse la vida en la profesión que más les gusta.

Y hasta aquí el repaso a una de las líneas más olvidadas y cuyo fracaso fue más estrepitoso en los últimos años. Pedir disculpas también por la mala calidad de las imágenes, pero un amigo que me iba a escanear unos tebeos falló al final y en internet es muy difícil encontrar imágenes de calidad de estos tebeos. Para una segunda entrega hablaré de los proyectos que no llegaron a ver la luz y donde están hoy muchos de los autores que en su día publicaron con Laberinto.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO