+Q AUTORES: Mark Millar



Bienvenidos una semana más a +Q Autores. En esta ocasión volveré a centrarme en un guionista en detrimento de los habituales dibujantes. Hoy os hablaré de Mark Millar y ya voy avisando de que será un monográfico algo distinto de lo habitual pues plasmaré muchas opiniones personales sobre sus obras.

Nacido en Reino Unido hace 40 años. Millar deseó ser escritor de comics desde que conoció a Alan Moore en una Comicon. Desde el principio de su carrera, que como todo buen autor de las islas europeas empezó publicando en la mítica “2000AD”, la obra de Mark Millar estuvo marcada por varias pautas bien distinguibles: una extrema violencia, un humor negro a veces sutil y a veces no tanto, un buen planteamiento de los argumentos, un gusto por crear polémica y meter temas sociales y políticos en sus guiones. Además de tener una suerte gigantesca con los dibujantes que le son asignados. Pero no todo es bueno y lo que suele ser una constante en los guiones de Mark es su progresivo deshinche de las historias haciendo que sus finales sean bastante anticlimáticos.



Su trabajó en Reino Unido le sirvió para que, en 1994, en DC Comics le ofreciesen escribir Swamp Thing (junto a Phil “Green Arrow” Hester) y aquí comenzó también su colaboración habitual con Grant Morrison que se repetiría en multitud de proyectos futuros. Siguió escribiendo a la Cosa del Pantano y compaginando otros proyectos, como la extraña miniserie Skrull Kill Krew para Marvel (de nuevo junto a Morrison) y que había sido olvidada hasta ahora y no digo más para no soltar spoilers... Pero en aquella época sería en DC donde desarrollaría el grueso de su carrera, llegando a escribir algunos episodios para las cabeceras de Superman y co-creando (¿adivináis con quien?) el personaje Aztek: The Ultimate Man, que llegó a ser integrado incluso en la JLA (para algo ésta última estaba escrita por Morrison). Fue notable también su etapa en Flash en la que escribió un par de arcos que redifinieron al personaje años antes de la llegada de Geoff Johns.



En esa época Mark Millar también coqueteó con otras editoriales como Harris, realizando diversos trabajos con el personaje de Vampirella (algunos dibujados por artistas como Alan Davis o Tim Sale). En 1998 comenzó uno de los trabajos más celebrados por la crítica y que a priori más simple parecía: Superman Adventures. Mark escribió una etapa en la cabecera de Superman destinada a un público más infantil que superaba con creces la calidad media de las series de Superman de la época (algo que ya había pasado con anterioridad con las colecciones de Batman). Pero fue en el año 2000 donde le llegó el trabajo que le catapultó a la fama, los guiones de The Authority (sustituyendo a Warren Ellis). Firmó doce números junto a Frank Quitely, Arthur Adams y Gary Erskine. Pero fue un trabajo agrio pues Paul Levitz (editor jefe de DC) censuró su trabajó y modificó algunas páginas debido a su extrema violencia. Esta situación puso el primer clavo en su relación con DC..... y es que Millar se pasó con el nivel de violencia y se podían ver por ejemplo, a una copia de los Vengadores masacrando una planta de neo-natos de un hospital.


De todas formas para DC aún escribiría la sensacional Superman: Rojo (junto a Dave Jonhson, portadista de 100 Balas), historia que relataba a un Superman adoptado y criado en la Unión Soviética con una fuerte carga política en sus guiones. Pero el proyecto fue atrasado una y otra vez por DC y le pusieron mil y una pegas para recopilarlo en TPB. Por lo que hasta la fecha es el último trabajo de Millar para ellos. Y entonces Marvel llamó a su puerta y no tardó en firmar en exclusiva con ellos (salvo proyectos de producción propia) y en 2002 creó junto a los Kubert Ultimate X-Men para la exitosa línea “definitiva” de Marvel, una etapa de 27 números que para mi constituye el mejor trabajo continuado de su carrera, con un inicio, nudo y desenlace. En medio de esta etapa escribió también Ultimate War (con un Chris Bachalo en horas bajas) que tuvo el honor de ser el primer crossover oficial del Universo Marvel, por cierto que su trabajo con los X-Men definitivos también le dio una nominación a los Eisner.


Su trabajo de mayor relevancia en los medios (con la salvedad de Civil War) ha sido hasta este momento los dos volúmenes de The Ultimates, junto al fotocopiador dibujante Brian Hitch, todo un producto arropado por una gigantesca campaña de publicidad y que han tratado de venderlo como el tebeo definitivo, cuando en realidad no inventa nada, no cuenta nada nuevo y no es más que un refrito de ideas de The Authority, sobretodo con el final del segundo volumen con los héroes en plan “independiente” y la trama sobre Ultimate Thor solventada de manera torpe y abrupta.



Proyectos más personales han sido por ejemplo Trouble (con un pedazo de artista como Terry Dodson) que fue el pistoletazo de salida de la nueva línea Epic de Marvel, que a día de hoy ya ha sido clausurada, y que era una idea tonta, llevada a cabo de manera tonta que tan sólo buscaba la provocación gratuita. Por esa época Mark Millar creo su “Millarverse” todo un grupo de obras distintas entre si y publicadas por diversas editoriales. Por un lado está Wanted junto a JG Jones la historia de un chico que descubre que su padre era un supervillano y tiene que continuar su legado (un guión muy a lo Garth Ennis) y que en ese momento está siendo adaptado al cine. Chosen para Dark Horse que hablaba sobre Jesucristo (y no es broma) y la desparramente y irreverente The Unfunnies para Avatar que todavía está inconclusa. Supuestamente tiene en mente lanzar una segunda oleada pero a día de hoy no deja de presentar nuevos proyectos con Marvel.


Poco después es nombrado como sustituto de Kevin Smith para la nueva serie de Marvel Knights: Spiderman y aunque empieza de manera sorprendente e intrigante con un regustillo al Spiderman ochentero de Roger Stern y ayudado también por los chicos del Marvel Appendix para soltar referencias a la continuidad por aquí y por allá, poco a poco todo se va quedando en un bluff, al ser la misma historia que nos han contado mil veces con el Duende Verde de protagonista y con algunas burradas a la continuidad bien gordas. También fue co-creador junto a Brian Michael Bendis de Ultimate Fantastic Four y hasta el momento es el autor que más tiempo a permanecido en el título, destacando su etapa con Greg Land, que está bastante bien, un tebeo de superhéroes discreto y entretenido, aunque para la posteridad quedará que fueron los creadores de los Marvel Zombies que tantos beneficios están dando a la Casa de las Ideas.



Uno de sus trabajos recientes ha sido su etapa de doce números en Lobezno junto John Romita Jr. Y creo sinceramente que es su trabajo más flojo, hasta el punto de que si hubiera sido un autor menos puntero el que se encargase de plasmar sus ideas ahora mismo esta etapa no estaría tan bien considerada, pues en doce números sólo vemos al bueno de Logan matando ninjas y agentes de Shield y Mark Millar se carga todo lo que otros autores, como Fabian Nicieza en New Thunderbolts, están haciendo con Hydra. Y ahora llegamos a su último trabajo puntero la controvertida Civil War junto a Steve McNiven, lo primero es que no se puede pensar en la limited de siete números como algo principal y autónomo. Si no te lees muchos de los tie-ins la cosa queda bastante, bastante coja. Pero es un trabajo bastante bueno, muy entretenido y en mi opinión con un final bastante medido, aquí el anticlímax tan típico de Millar viene como anillo al dedo y deja todo abierto para el inesperado desenlace del Captain America 25.


Ahora mismo se acaba de anunciar que Mark Millar y Brian Hitch se harán cargo de Los Cuatro Fantásticos durante un año y que usarán villanos nuevos. Puede que esté bien, además de seguir trabajando en 1985, el que con anterioridad iba a ser un proyecto fotografiado en plan foto-novela y que finalmente por los elevados costes de producción será dibujado por Tommy Lee Edwards.


  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO