Reseñas AGOSTO presents: 1602 #1 y #2

Títulos: 1-Dónde las cosas empiezan a cambiar y 2-Dónde se planea una traición.
Guionista: Neil Gaiman.
Dibujante: Andy Kubert.
Colorista: Richard Isanove.

Hace tiempo hice una reseña del primer tomo de esta miniserie de Gaiman y no la ponía por las nubes, que digamos. De hecho, me sorprendió bien poco y me pareció excesivamente cargado de conceptos, así como vacío de momentos claves y memorables. Recuerdo que hubo gente que me dijo que no me apresurara, que esperara a leerme la obra entera para poder opinar con más profundidad. Y debo decir, que no les faltaba razón.

Una vez leído el segundo tomo, uno no puede evitar volver a comentar el primero, pues se descubre que son los cimientos que se van montando hasta la traca final que supone el segundo tomo, así pues, está muy bien estructurada la miniserie. Tanto, que me releí los dos tomos de una tacada después de acabárme el segundo.

Es increíble cómo Gaiman se saca de la manga una versión "ultimate" (con esto quiero decir una revisión nueva, como si fueran creados en aquellos años) de los héroes de Marvel, convertidos en personajes de literatura fantástica, unos héroes que usan sus poderes al servicio de la humanidad, y si eso quiere decir ir en contra de Su Majestad, adelante pues.
El primer tomo es todo presentación, la Reina de Inglaterra está preocupada por el extraño tiempo que empieza a asomarse en el horizonte, el maestro de botica Stephen Extraño se huele algo gordo y Jacobo conspira para hacerse con el trono. Por ello, Furia, el caballero de la Reina, investigará sobre todo esto y mandará a un ciego, que no parece temer a nada, en busca del tesoro de los templarios. Independientemente, la Inquisición de Enrico busca empalar a los nacidobrujos, mientras que la escuela de Carlos Javier trata de educar a aquellos jóvenes talentosos que necesiten de un hogar y un mentor.

El segundo tomo... es brutal, las cartas dispuestas y colocadas empiezan a caerse como si el derrumbamiento de un castillo de naipes se tratara y los acontecimientos arrancan de una forma inesperada. La palabra es épica, hay épica por los cuatro costados, los momentos memorables empiezan a caer uno tras otro y la sosez del primer tomo desaparece, dando lugar a escenas geniales como el descubrir "quién" era el tesoro de los templarios, descubriendo también el motivo por el que fue celosamente escondido. La batalla en el castillo del Conde Von Muerte es una sucesión de más descubrimientos y una manera idonea de presentar nuevos personajes que se suman a la trama. Es fantástico, el adjetivo viene que ni pintado.
Después, la cosa no hace más que mejorar, de repente más descubrimientos aún, la causa del mal tiempo, lo que ocurre en América y que tiene que ver con los tiempos actuales, el ataque de Jacobo contra los infieles, se forjan alianzas impensables pero coherentes, un personaje cósmico hace presencia para explicar algo a Extraño, ocurren muertes que nadie ve venir, etc.

Sinceramente, está genial, es divertido, está muy bien escrito y narrado (la lírica de Gaiman se hace notar), los personajes cobran vida y no son nada planos, se crea todo un universo bastante interesante, las revelaciones no dejan indiferente, los detalles de la época están muy conseguidos... PERO, y aquí estamos con el único defecto de toda la obra, aquello que impide que sea redonda y pueda calificarse como algo más que un buen cómic. Pero... el final no está a la altura de las circunstancias.

Y no es porque haya estado mal trazado, porque de hecho el único problema está, en las muy forzadas, tres páginas finales. Se nota descaradamente la imposición editorial y yo estoy más que seguro de que se trata de eso. Porque, vamos, las novedades actuales en USA me dan la razón, esa nueva miniserie de 1602 de Greg Pack lo dice todo, Marvel no pretendía matar a la gallina de los huevos de oro y quiso aprovechar el universo forjado por Gaiman las veces que hicieran falta. Me juego lo que queráis a que esto no es lo que el guionista tenía en mente, de hecho pretendía dejarlo todo cerrado, bien cerrado, solo hay que ver a dónde conducía todo para darse cuenta de ello.
Es una pena, porque de haberse cerrado esto de una forma loable, estaríamos ante una miniserie redonda, quizás una pequeña obra maestra que recordar por sus buenos momentos.

Aún así, el final no hace que sea una mala miniserie, solo deja un poco decepcionado, algo que se puede obviar, puesto que los acontecimientos y la lectura de ésta compensan el conjunto.

Andy Kubert... No puedo ser parcial con el señor Andy. No me gusta nada el estilo de este dibujante y habría preferido mil veces a su hermano o a otro dibujante más preocupado por la ambientación que por la espectacularidad. Y es que encuentro que hace unas expresiones muy forzadas, los personajes no me parece que se muevan con naturalidad y en ocasiones hace unas muecas tan extrañas como deformes, me llegan a desesperar.
Si a todo esto añadimos una falta de ambientación general (vamos, ojead un poco los fondos), con pocas ganas de hacer ropajes únicos de la época y cosas por el estilo... Ya vamos bastante mal.
Aún así, tengo que reconocer que realiza uno de sus mejores trabajos hasta la fecha, diría que supera su trabajo en Origin incluso. Así que, a aquellos que les guste este dibujante, no se sentirán defraudados, en absoluto.
Y es que, con todos sus defectos, logra momentos de infarto, su Thor es alucinante, la batalla en el castillo de Muerte es épica gracias a su espectacularidad inusitada, el personaje cósmico está sorprendente y muy logrado, tiene un aire de magnificiencia más que conseguido. Ídem con cierto resurgir del amo del magnetismo, etc.
Vamos, que tampoco es deficiente, ni mucho menos.
Pero hay mucho que agradecer al trabajo de Isanove, que logra dar la ambientación que se necesitaba y consigue un acabado genial, aunque no me guste el coloreado directo a lápiz. Sin duda son los mejores en ello.
Repito, me encantaría verlo coloreando dibujos entintados, que el trabajo que hicieron en Daredevil: Partes de un Hueco es más que magnífico.

En definitiva, creo que deberíais darle una oportunidad a esta obra, creo que lo merece y no dejará indiferente a nadie. Está bien construida y no tiene desperdicio, lo único que fallan son las tres páginas finales y tampoco convierten en basura un argumento que estaba bien pensado desde el principio. 8/10.

Reseña del primer tomo de 1602.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO