Reseñas SEPTIEMBRE presents: Patrulla-X #114

Título: El fin de la historia (Partes 1 y 2 de 4)
Guión: Chris Claremont.
Dibujo: Alan Davis.

Este título significa el retorno de dos autores que juntos realizaron excelentes números de mutantes (Excalibur y algunos de Uncanny) aunque actualmente no sean lo que eran. ¿O quizás sí?
Ya se comentó en la reseña de Astonishing lo que significa el Reload, ese back to clasics, el retorno de las mallas, el tono superheroíco y un nuevo comienzo en la escuela. Pues bien, aquí están los autores que entran pisando fuerte, dos veteranos que se concentran bastante en lo que era la Patrulla-X.

¿Y qué mejor que comenzar con un partido de beisbol? Seguido de un tour por la escuela donde vemos la sala del peligro, el hangar, la enfermería, Cerebro y una base de datos bastante completa para Sabia, que se ha acomodado enseguida a la escuela. Está en su salsa.
En esta colección continúa la semilla implantada en Xtreme X-men, de hecho nos encontramos con Tormenta, Bishop, Sabia, Bala de Cañón, la rescatada Rachel Grey (buen detalle el del apellido, sí señor), el omnipresente Lobezno y Rondador, que me pregunto dónde había estado durante todo este tiempo.
Todos ellos son el equipo policial mutante llamado X.S.E., un grupo especial de socorro y ayuda. Las cosas no son fáciles por culpa del racismo, que ha crecido a raiz de los actos de Magneto e impide que la gente confíe en ellos, de hecho tratan de alejarlos y no quieren su ayuda, es algo que tendrán que solventar de algún modo.
La traca final se encuentra en la mansión de los Braddock, donde el equipo encontrará una sorpresa poco agradable, el retorno de cierto personaje creado por un barbudo británico en la colección del Capitán Britania (válgame la redundancia).

Pues bien, aquellos desconfiados que piensen que Claremont muestra aquí el nivel de los números finales de X-treme que respiren tranquilos, está totalmente irreconocible y dispuesto a mirar hacia delante con nuevos conceptos como el del equipo policial (con enlaces con los Vengadores, que hay una aparición bastante agradecida) y la escuela repleta de crios, que es conocida por todo el mundo.

Lo más agradable es la caracterización de personajes. Se hacía de rogar el que Kurt Wagner fuera el personaje carismático que era antaño. Hay una escena entre éste y Ororo que es memorable, sobre todo por los comentarios sobre el pasado con el inductor de imágenes. Un deleite para los fans del saltimbanqui azul, que podrán reconocerle por fin, después del horrible tratamiento que hicieron de él tanto Casey como Austen.
Pero no es el único, se recupera la relación de éste con Lobezno y el canadiense ha dejado de ser el chulito descerebrado habitual, sino que se preocupa por matar, es tranquilo, sosegado y no salta a la más mínima. En serio, verle sin sacar las garras cuando la policia va a por él, fue una buena muestra de lo bien que conocen al personaje. Al fin y al cabo, estamos hablando de un guionista que estuvo con él durante muuuuuucho tiempo.
Lo mismo podemos decir sobre la relación que mantienen Rachel y Emma, bastante comprensible y esperemos que la exploren todavía más.
En definitiva, los personajes son reconocibles y se tiene en cuenta la continuidad, así como los acontecimientos anteriores. Claremont ha hecho sus deberes.

Pero... los mal pensados comentan que este cambio tan repentino se debe a Alan Davis, muchos saben que aparte de ser un excelente dibujante es un guionista bastante bueno que ha creado obras maestras en la serie de Excalibur y cómics notables con miniseries como JLA: El Clavo y su correctísima (pero corta) etapa en X-men y Patrulla-X hace unos años. No sé si tiene que ver, pero la verdad es que su dibujo sería capaz de relanzar hasta un guión de Lobdell, y más si tienen el nivel de estos dos números, sencillamente genial.
Conoce muy, pero que muy bien a los personajes que dibuja, de hecho su Rondador es el más genuino que hay y su Ororo una de las más bellas. Y aunque los diseños no sean muy loables, bajo los lápices de éste resultan hasta atractivos, por los cuerpos estirilizados y esculturales que suele ofrecer.
Es detallista, es dinámico y tiene una narración sencillamente espectacular. Capaz de realizar expresiones faciales muy intensas como la cara de pavor que muestra Sam Guthrie en la penúltima página, hasta una naturalidad pasmosa como la viñeta donde Bishop deja un ramo de flores en la tumba de Jean.
Es uno de los mejores dibujantes que han habido y no ha bajado de nivel, sigue siendo tan bueno como antaño. En definitiva, solo por su dibujo ya casi merece la pena la compra del cómic.

Una vuelta a los clásicos muy buena, donde se tienen en cuenta los acontecimientos más próximos, los personajes están bien caracterizados y cuenta con un dibujo espectacular. La amenaza del final del número dará mucho trabajo en los siguientes, veremos si la conclusión está a la altura. Un gran principio de etapa. 9/10.

Reseña de Patrulla-X #113.
Reseña de Patrulla-X #112.
Reseña de Patrulla-X #111.
Reseña de Patrulla-X #110.
Reseña de Patrulla-X #109.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO