Reseñas SEPTIEMBRE presents: X-Treme X-men #41

-X-TREME X-MEN #45

Título: Prisionero del Fuego (Parte 6 de 6, Conclusión)
Guión: Chris Claremont.
Dibujo: Igor Kordey.

¿Que aún no ha acabado la dichosa saga? Pues como puedes comprobar, no. Y la verdad es que desgraciadamente, porque esto no es un más que un número para alargar el tema ineccesariamente, oigan.

Lo que de verdad ha afectado negativamente a toda esta trama, es la redundancia, pues Bogan se repite y siempre está con las posesiones y los juegos de mente para tratar de confundir a sus adversarios y hacerles enfrentarse a sus peores miedos y defectos. Vamos, como venía haciendo el Rey Sombra en cierto modo, que hasta compartía el gusto por poseer cuerpos.
Sigh, en resumen, que al final el villano carece de interés y Claremont es aburrido, todo este número es el resumen de lo malo de esta saga: Personajes valientes que tratan de superarse a sí mismos y se apoyan pase lo que pase (el modelo estereotipado del guionista), un villano controla-mentes que se pasa tres números seguidos con el mismo truco, retazos del pasado de Bogan que se van revelando y no hacen más que dejar cabos sueltos... En definitiva, un muermo.

En cuanto a este número, si te lo pierdes o lees la saga sin él, casi no te das cuenta de que existe, porque lo único con lo que te tienes que quedar es con que van a investigar en la mansión, ésta se hunde y poco más. Para colmo, no se sabe qué ha sido de Bogan, ¿es un alma que flota por el aire? ¿un huevo azul brillante? ¿el ratoncito Pérez? ¿el que hundan la casa ya lo detiene? En fin, que podrían haberse comido un poco más la cabeza para poder dejar una conclusión decente, digo yo.

Lo mejor del número es la reunión que puede verse en casa de Vange Whedon, que ni eso, porque ver a Tormenta a punto de pelearse por la primera tonteria y confusión, para luego contemplar con un aire de dejá vu algo que habías leído antes en los cómics clásicos de Claremont... Ya podría ocurrírsele cosas mejores en lugar de repetir constantemente lo que ya ha escrito.

Sobre Igor Kordey, pues que sigue como siempre, es decir, bastante pobre y es propenso a deformar rostros y cuerpos como quien no quiere la cosa. Aparte, sus diseños son de lo más pobre que he visto y algunas escenas carecen de la espectacularidad que deberían tener. Sobre las expresiones faciales, algunas veces acierta y otras... parece que hayan atropellado a los personajes, ¿o nadie se ha descojonado cuando Sabia dice que quién querría estropear la cara guapa de Gambito? Dios, pero si parece uno de los hermanos Calatrava. Por otra parte, no sé si realmente se debe al entintador, pero hay demasiadas rayitas mal puestas y una falta de detalle impresionante. Muchas son las veces que vas a ver unos puntitos donde deberían haber unos ojos y caras completamente redondas, sin volumen. Eso sí, hay que admitir que en este número se porta mejor que en el anterior, pero claro, si hablamos de algo pésimo que ha pasado a algo malo... pues como que no cambia mucho la cosa.

Bueno, que esta saga dista mucho de ser el clímax de esta serie, y mira que la idea general no es tan mala, pero se queda en eso, en una idea desaprovechada y redundante. 4/10.

-X-TREME X-MEN #46.

Título: Ésta es por mi dama, una más para el camino.
Guión: Chris Claremont.
Dibujo: Igor Kordey.

Y aquí tenemos el episodio final, el prólogo al Reload. Y la verdad es que Claremont se porta bastante bien en este caso.

Para empezar, vemos a los componentes del equipo X-treme disfrutando de la Villa Soleada lo mejor que pueden y después presenciando horrorizados los acontecimientos y consecuencias del ataque de Magneto a New York (New X-men, la saga de Planeta-X). Esto da coherencia a las series y queda bastante bien como excusa de retorno a la mansión.
Lo que sí está muy metido con calzador es, sin duda, la recuperación de los poderes de Gambito, que en lugar de pedirlos él (¿o acaso no les gustaba? No entiendo por qué no iba a reclamarlos) son Pícara y Sabia quienes se encargan de devolvérselos a la fuerza, aunque él no quisiera, vamos. Al menos podrían haber indicado que Gambito los quiere, pero es que ni eso.
Después hay una conversación made in Claremont (la típica de: somos fuertes, tengamos fe, tengamos fuerza, cree en milagros, patatín patatán) que al menos nos ofrece el perdón de Ángel a Tormenta (no es descabellado que éste pudiera enfadarse con ella creyendo que dejó morir a Betsy en España) de una manera bastante loable, con el recuerdo de Jean, que parecía que su muerte no había afectado a nadie.

Finalmente, las escenas cotidianas están bastante bien y la propuesta de Tormenta es el principio de lo que veremos en Patrulla-X con el Reload.

Kordey... pues como siempre, mejor no repetirme, lo mismo que en el número de arriba. En algunas páginas se porta bien (las de la cocina) y en otras es un completo desastre (la conversación de Ángel y Tormenta). Cabe destacar que el color no ayuda mucho, no hace más que estropear aun más el conjunto.

En fin, que aun con sus defectos, Claremont hace un buen número de transición y no es una mala despedida de la serie. 6/10.

Reseña del nº 40 de X-treme X-men.
Reseña del nº 39 de X-treme X-men.
Reseña del nº 38 de X-treme X-men y Tormenta: Arena.
Reseña del nº 37 de X-treme X-men.
Reseña del nº 36 de X-treme X-men.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO