Reseñas AGOSTO presents: Ultimate Spiderman #40

Título: Hollywood (Partes 2 y 3 de 6)
Guionista: Brian M. Bendis.
Dibujo: Mark Bagley.

Mirad el párrafo informativo de arriba. ¿No es maravilloso? Decidme, ¿no es genial? Sí, sabéis a lo que me refiero. ¿A Bendis? No, a Bendis no. ¿Bendis? Sí, ese Bendis. Me refiero a que el equipo creativo de la serie no cambia, aunque llueva o nieva, permanece inalterable. Repito, ¿no es genial?

Obviando esto, estamos metidos de lleno en cierta saga que parece autoimpuesta por los jefazos de arriba. Y es que, volveeeeeeeemos con el Dr. Octopus. En serio, a la hora de ponerme a hacer la reseña de este número me cuesta muchísimo ser parcial. Porque, admitámoslo, este villano ha salido hasta en la sopa, y ya van tres veces que es así en el universo Ultimate, menuda pesadez. Hagamos recuento, en dos años lo hemos tenido hasta en la sopa por culpa de la dichosa secuela. Empezando por Amazing (Strac hace que otro personaje se cree sus propios tentáculos cazando a Octopus para evitarse problemas), siguiendo con Spectacular (una correctísima saga donde el buen doctor secuestra a un embajador israelí), la miniserie de Vaughan: Negative Exposure (Octopus con un toque a lo Hannibal), la miniserie de Doc Octopus Año Uno (el origen saltándose la continuidad) y todo sin contar sus aparaciones en Ultimate, como en la miniserie de Ultimate Six. Agobiante el personaje, ¿verdad?


Pues bien, aquí lo tenemos, buscando venganza porque su mujer colabora en la película de Spiderman que están haciendo Avi Arad, Sam Raimi (que recupera su color de pelo y se ha afeitado el bigote) y Tobey Maguire (que se ha teñido de castaño). Es más, el diseñador de la película se ha portado y hasta han rediseñado el traje de Spiderman tal cual, tal y como es, no ese adefesio que se vio en el número anterior. Con esto quiero decir que, después de la extraña censura del número anterior, este mes tenemos la versión sin trucajes de mala muerte, vamos, como tenía que haber sido. Lo cual queda un poco chocante, pero bueno.

¿Y qué tenemos en este número? Mucha acción, un Octopus calcado de la secuela del trepamuros (hasta se habla con los tentáculos, oye) y muchos coches volando. Veo que Bendis trata de trasladar el Octopus peliculero al universo Ultimate. ¿Imposición editorial? No lo sé, pero tampoco queda mal.
De no ser por el juego que está dando el tema de la película y todo lo que tiene que ver con Gwen (revelación habemus, me parece a mí) y el resto de los secundarios... No hay que olvidar que la vida sigue y Bendis tiene muy buena mano avanzando argumentos como el padre de Mary Jane o el odio que siente Gwen hacia Spiderman, pues sigue considerándolo asesino de su padre. Gracias a todo eso y a cierto dinamismo y humor en las peleas (atención a cierto villano ultimatizado de forma breve), la cosa está divertida y resultona. Pero eso sí, creo que este es uno de los números más flojos de la serie, no sé si será por el villano (cuya huída de la cárcel encuentro apresurada) o porque apenas pasa nada en estos dos números, de hecho lo importante está ajeno a la pelea, salvo por el final.

Bagley sigue como siempre, con su dinamismo, su narración a prueba de bombas, su espectacularidad... Sus personajes se mueven con muchísima naturalidad y resultan muy humanos, gesticulan, hablan, se preocupan... Y, sorpresa, esta vez ha dibujado pocos planos generales. Además, es un dibujante que aguanta mes a mes y eso no se prodiga mucho, que digamos. Como siempre, a quien no le guste su estilo, ya sabe.

Pues eso, divertido y tal, pero bastante redundante y cansa ya el villano este. A ver cómo sigue. 6/10.

Reseña del nº 39 de Ult. Spiderman.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO