+QVILLANOS: BULLSEYE

"Excéntrico Bullseye:
Desconozco si estarás bebiendo alguna cerveza por algún bar de esos donde el Buitre y Eléctro van a lamerse las heridas de vez en cuando, o si hablas a tu padre en la tumba a la que le enviaste tiempo atras. Ha pasado mucho tiempo, ¿Verdad? Aún lo tienes en tu memoria, recuerdas como se la pintaste, como la que tenías pintada en la caravana donde él y tú vivíais, recibiendo esporádicas visitas de tu madre. Gracias a ella comprendiste lo que era ser, literalmente,"hijo de puta". Ella vendía su cuerpo para malvivir, olvidándose a veces de que había sido madre. Soportaste 8 años a tu padre, hasta que le mataste. Una diana perfecta, un disparo mortal.
Al no poder ocuparse de tí, tu madre tuvo que ver como eras acogido en varias familias, convirtiéndote en un femonemo del beisbol... que abandonaste por ser demasiado fácil para tí. Quisiste probar tu puntería, tu don entrenado primero con flechas... solo que con balas, siendo tu salvación el Ejército. Aquello sirvió para perfeccionarte, descubriendo que eras bueno con armas blancas, más que con pistolas. Al volver a la vida civil, querías satisfacer tus dotes asesinas, siendo lo que buscan todos los que tengan problemas y paguen por eliminarlos: mercenario. De hecho, fuiste amigo de uno algo peculiar, un bocazas insoportable llamado Wade Wilson, del que ignorabas que era además de uno de los mejores, su condición de"homo superior"o..."mutante". Te lanzaste de lleno a las extorsiones, incluso concediste una entrevista a cierto diario donde los enmascarados con telarañas no estan bien vistos, convirtiéndote, ironicamente, en blanco del rojo, del demonio que camina como un hombre sin miedo. Aquellos enfrentamientos te hicieron ser elegido por esa inmensa e impresionante figura que podría partirte en dos con solo mirarte: KINGPIN. Tu víctima era alguien considerado el"Abogado del Diablo", un pelirrojo ciego que creía en la justícia. Tratáste de hacerlo pero el rojo lo impedía, el Diablo hecho carne se entrometía una y otra vez. Aquello te desquició, Lester, hasta el punto de ver a todo el mundo como él. Un tumor tuvo la culpa, pero te hizo enfadarte más, obsesionándore con el Diablo, llegando incluso a vestirte como él, siendo derrotado por el propio Diablo, que no vestía de Prada precisamente, sino como tú. Ni paralítico, ni con las manos dañadas... nada te frenaba en tu obsesión con vencer al Diablo, incluso cuando descubriste para tu vergüenza, que el Diablo era el abogado al que no pudiste matar: aquello te hizo volver a algo que ya habías hecho antes... sin saber quien era él. Le mataste a esa ninja griega que amaba, con su propio sai... delante de él. Toda una tragedia que disfrutaste, solo para sorprenderte de verla de nuevo entre los vivos. Luego le mataste a una antígua actriz porno y exdrogadicta, que cuando no era su secretaria, era su amante. Al menos, esa no ha vuelto de la tumba...
Volviste a ver viejos amigos, a los que te enfrentaste. Antaño era Wade Wilson, ahora era MASACRE. Seguro que el se reiría al verte ahora, con esa marca que el Diablo marcó en tu frente, para recordarte que por muy experto que seas, él estará delante, vivo, dispuesto a derrortarte, para inflirgirte el sufrimiento que le inculcáste matando a quienes quería. Asi estaréis hasta que uno de los muera, y entónces, ya veremos si el Diablo es o no un Hombre Sin Miedo.
Con una birra y una diana preparada para jugar aguardándote...
Tío Han"



LA PRÓXIMA SEMANA, USANDO MI VOTO DE DESEMPATE...



JOKER



NO ES UNA BROMA, NI SIQUIERA ASESINA.

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO