Blogger of the Week: Javier M. Garrón (actualizado)

Esta semana tenemos con nosotros a Javier M. Garrón, a quien podréis conocer por su blog La Mierda Ocurre, o colaboraciones en Es la Hora de las Tortas, o Comics en blog.

Actualizo con este dibujo que Javi ha hecho para la ocasión. ¡ Muchas gracias!

Vamos con las preguntas:

+QCómics.- ¿Qué cómics son los que recuerdas de tu infancia?

Javier M. Garrón.- Los primeros primerísimos son sin duda los clásicos: Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, 13 Rue del Percebe, Rompetechos... pero si hubo algunos tebeos que me marcaron en mi más tierna infancia, esos son los de Disney: Patoaventuras, Don Miki, etc.

Aún a día de hoy tienen sitio intocable en mi estantería. Ese sentido de la aventura, de la épica y en muchos casos, aún de tapadillo, del drama, fue algo que me afectó profundamente. O eso dice mi terapeuta.

+QC.- ¿Cuál es el primer cómic que recuerdas haber comprado por tu propia voluntad?

JMG.- No pijamero, un Don Miki.
De superhéroes, el antepenúltimo número de la serie regular de grapa de Zinco de Batman. Se enfrentaba al Ventrílocuo, lo dibujaba Norm Breyfogle y creo que lo guionizaba Alan Grant.

+QC.- ¿Qué cómics/personajes han sido tus favoritos desde entonces?

JMG.- Soy deceero. Hasta la médula. Desde que Planeta se hizo con DC, compro Marvel de jigo a breva (aunque las excepciones son altamente honrosas).
Dentro de DC, me quedo con los velocistas.

+QC.- Muchos de los/las lectores/as de cómic tienen problemas en cuanto el espacio para guardarlos, ya que son colecciones que crecen y crecen. ¿Cuál es tu situación respecto a este problema?

JMG.- Por suerte siempre he sido un gran aficionado al Tetris, y estoy constantemente dándole vueltas a la colocación de mis tebeos y deuvedeses.

Mi colección se divide entre la casa de mis padres, en Cádiz, y mi actual residencia en Sevilla, por lo que el tema está ahora un poco más descongestionado, pero en Cádiz ya tuve que hacer uso de una estantería auxiliar que empieza a quedarse chica, y aquí la cosa no va mejor.

+QC.- ¿Qué te llevo a crear tu La Mierda Ocurre? (Incluye también el porqué de escoger ese titulo para el blog) ¿Y a colaborar con Es la hora de Las Tortas? ¿Y otras participaciones como la de “comics en blog”?

JMG.- Soy un tío bastante descastado. No soy de los que suele mensajear o llamar a familia y amigos con regularidad (con ninguna, de hecho), y con la carrera a cuestas (soy un proyecto fallido de arquitecto) tampoco tenía tiempo para dibujar. De pasarme todo el día en el colegio e instituto, llegué a la carrera y me tiré cerca de 6 años prácticamente sin hacer nada. Nada serio al menos.

Así que allí estaba yo, en un servicio de impresión sacando unos planos a las 3 de la tarde de un día entresemana para presentarlos en clase de construcción a las 5, sin haber comido, habiendo dormido poco y muy estresado. Estaba en la puerta, dando vueltas y mascando chicle, como en la puerta del paritorio, y ya le había estado dando vueltas a hacer alguna tira (siempre había jugueteado con el formato), cuando me dije que debía de ser terriblemente gracioso visto desde fuera con las pintas que llevaba.

Así que lo auné todo. Me dije de dibujar una tira todos los días, dedicándole poco tiempo, media hora en total a lo sumo, en la que contar alguna chorrada que me hubiera pasado ese día, y mandarla a los amigos que tenía fuera. De esa forma, dibujaba y me comunicaba con ellos. Así que al principio, “La Mierda Ocurre” era un chiste más o menos privado con mis amigos.

El nombre viene de la expresión norteamericana “shit happens”, sin correspondecia al castellano, que literalmente significa “la mierda ocurre”, y que viene a ser un compendio de las leyes de murphy: las cosas malas, es jodido, sí, pero pasan.

Al principio las mandaba sólo por correo a los amigotes, hasta que di con blogspot, las empecé a colgar y publicitar. De ahí hice contacto con el maestro Bonache que fue quién me recomendó a Rafa Domene como su sustituto en las Tortas. Con el tiempo fui haciendo contacto con más gente, entre ellos Xavi, “El Listo”, quien me propuso participar en “Comics en Blog”, aunque con mi dichosa desorganización tengo esa colaboración siempre pendiente de retomarla, y mira que es una iniciativa importante que está consiguiendo cosas muy importantes de las que me quedo fuera por no participar de forma más activa, pero así de trasto soy. Me lo merezco.

Esta respuesta ha sido kilométrica, ¿eh?

+QC.- ¿Cuántas horas a la semana dedicas a las tiras?

JMG.- Ha habido unos cuantos parones en la serie. La mayoría han sido debidos a motivos de salud, el actual, aunque no durará mucho, engancha enfermedad y tareas atrasadas.

En un ritmo normal, una tira puede costar entre 2 y 3 horas, depende de cuán complicada sea. Eso unas 2 o 3 veces a la semana.

Do the math.

+QC.- ¿Hasta dónde crees que debe llegar la influencia de los bloggers en el ámbito del cómic? ¿Quieres lograr algún objetivo a través de tu blog?

JMG.- Hasta el infiniiitooo y más allááááá.....

Lo siento. Tenía que decirlo.

Sí, sí, festival del humor.

Ahora en serio, es importante que la voz de los fans, a fin de cuentas los clientes del asunto, sea oída (leída) más allá de un correo de los lectores, o un foro de la página oficial de la editorial.
Pero también hay que distinguir entre afición y profesión. La influencia de forma activa, la participación en todo caso, de los bloggers en la esfera editorial pasaría por la demostración de tener muy clara la delgada línea roja que separa esos dos ámbitos.
Ya se han dado caso de bloggers que han dado su salto al papel (en este caso me refiero a la prensa-blog escrita, no gráfica, que también se ha dado pero no me refiero a ello ahora), y el tener un pie en cada sitio es tener contacto con todo y oídos para todo. Si se dispone de un buen juicio, el cocktail es cojonudo.

El objetivo que persigo es que las tiras te lleguen. Ya provoquen carcajada, risa, sonrisita cómplice o chascarrillo facilón en el caso de las humorísticas, y empatía en las dramáticas. Eso lo es todo al fin y al cabo, aunque también hay que decir que es una utopía. En un formato de tira es inevitable, a menos que seas Watterson o Quino (y actualmente nadie les llega, el que más, quizás, es Liniers), la irregularidad. Fallar y acertar.

Yo por lo menos intento. Con cada tira gasto un cartucho nuevo.

+QC.- ¿Qué blogs son los qué más sueles leer? ¿Y tus otras tiras on-line favoritas?

JMG.- Me divido básicamente entre cine y cómic.

De los primeros, visito muy regularmente “Las Horas Perdidas” y “Blog de Cine” en español, y “Rotten Tomatoes” y “Joblo’s Movie Trailers” en pitinglish.

De los segundos a lista es más larga: Es la Hora de las Tortas (oé oé oé), +Q Comics (ahí ahí ahí), Zona Negativa, Entrecomics, Con C de Arte, Volatilis, Drawn, La Cárcel y DDT, Animangaweb...

En cuanto a las tiras, odiaría dejarme alguna en el tintero, y la lista es larga, así que haré de gentleman políticamente correcto y evasivo, y diré que un chorro. Sólo destacaré el que hoy en día me parece, en global, el que sobresale de lejos sobre el resto, sin ánimo de ser cansino. Vale, es profesional, pero todos deberíamos aspirar a llegarle a la suela de los zapatos a Liniers.

+QC.- ¿Qué diez cómics actuales crees que son más interesantes?

JMG.- -La Mazmorra. Es LA SAGA. Es épica, cachonda y dramática. Algún dibujante me daña más las córneas que otro, pero el guión es tan bueno que merece la pena.
- Todo lo que saque Craig Thompson. Uno de los autores que me la pone dura (tebeilmente hablando).
- Todo lo que saque Frederik Peeters. Que quieres que te diga, me emociona sólo con la textura que le da a las líneas. De ahí, parriba.
- Nextwave. O cómo se nota cuando todos y cada uno de los implicados son unos soberanos hijos de la gran puta, y se lo pasan teta siéndolo. Pero teta de novicia.
- Catwoman. Sólo por el acercamiento tan juicioso y medido que se hace al personaje merece la pena. Súmale algún dibujante muy bonito y tienes combo (aunque también ha tenido un par de dibujantes mancos, y no me preguntes nombres que los digoooo....).
- Bone. Es tan sumamente divertido, está tan bien dibujado, narrado y coloreado.... y es tan bonito en tapita dura.... Ahora, eso sí, los cuarenta o asín números que editó Dude bien que me los como con papas....
- Todo lo que saque Pasqual Ferry. Da igual el guión. Él lo sublima.
- Solo. Grandes autores con grandes personajes. Universos ajenos hechos propios. Como con cada recopilación de relatos cortos, hay cosas que están mejor que otras, pero merece la pena la variedad.
- El Manglar. Un formato revista variado y molón, con un poco de todo para todos los gustos. Es una iniciativa loable que, personalmente, está muy conseguida finalmente. Doble razón para apoyarla.
- Transmetropolitan. Sí, lo sé, se publica actualmente pero ya existe la edición anterior de Norma. Pero tengo la extraña sensación que pasó un tanto de tapadillo cuando se sacó en su día, así que la reivindico. Ellis consiguió lo que muchos aspiran a hacer: dar un personaje carismático, en un mundo con reglas propias, donde realmente CONTAR ALGO. Por no decir que el hecho de tener el mismo dibujante toda la serie es una gozada.

+QC.- ¿Qué guionistas destacarías del actual panorama comiquero? ¿Y dibujantes? ¿Cuáles son tus preferidos de siempre, o esos que te da miedo reconocer en público como favoritos?

JMG.- En verdad me he tenido que estrujar mucho la cabeza para dar con la lista anterior, puesto que en la actualidad compro, sí, eso no lo he dejado nunca de hacer, pero también es cierto que mi ritmo de compras es muchísimo menor que hace un tiempo.

Pocas series regulares, pocos superhéroes, y en general, cosas que tengo muchas ganas de tener pero van directamente a la estantería, a engrosar la lista de espera, puesto que saco tiempo con mucha dificultad.

De cosas que me vengan así a bote pronto, la labor del equipo de guionistas de 52 demuestra un control bastante fuerte sobre una estructura que les podía explotar en la cara. Con los grandes nombres que hay detrás, tampoco es de extrañar.

Pero claro, por ejemplo, Brubaker en Catwoman me encanta, pero luego tengo entendido que por otros lados no está nada fino. Geoff Jones en Flash, a pesar de tener cosas muy cogidas con pinzas, hizo un trabajo que me tuvo en jaque, pero luego sus Infinite Crisis son, directamente, in-fu-ma-bles. Azzarello es DIOS es 100 Balas, pero no lo he leído mucho más a parte de ahí, y también tengo entendido que no es demasiado fino en otros menesteres.

Gente de siempre, como Waid, Morrison o Ellis, gente relativamte más nueva, como Rucka, Millar, Bendis (fueraparte, como dicen las marujas, de tics, el tío es bueno) Brubaker o Jones, televisivos como Extrawisky (Strasczinsly) o Whedon.

¿Dibujantes? Pacheco, Ferry, todos los Kubert, Romita Jr., Alan Davis, Neal Adams, Gary Frank, Jeff Smith, Chris Bachalo, George Perez, Ed McGuiness, Adam Hughes, Jerry Ordway, Eduardo Barreto, Jose Luis García López...

¿Los que me da miedo de reconocer en público? Pues mira, voy a superar mi miedo. Me encantan los llamados “hot artist”. De verdad. Algunos están erróneamente encuadrados ahí, y son considerados pasto de friki sin criterio, por eso no lo suelo decir a la ligera, y aunque normalmente los guiones de sus tebeos brillan por la ausencia de calidad, veo un Madureira, un Jeff Scott Campbell, un Michael Turner, incluso un Jim Lee, y babeo.

Ea, ya lo dije.

+QC.- ¿Te sientes a gusto con el panorama editorial actual como lector? ¿Y desde el punto de vista de joven autor de cómic?

JMG.- En verdad no me puedo quejar. Hay de todo un poco, y teniendo librería especializada cerca, todo está al alcance, no como cuando yo era pequeño en El Puerto Santa María, que era una odisea encontrar tebeos.

Como parte negativa a esto tenemos la tan comentada masificación de salidas, pero eso sólo consigue que desarrolle mi sentido de la selección, puesto que el presupuesto es el que hay, ni más ni menos.

Desde el punto de vista de autor que intenta meter la cabeza donde puede, observo que hay muchas iniciativas por parte de las editoriales, más de las pequeñas que de las grandes, pero también observo que se repiten de forma extremadamente curiosa muchas veces los mismos nombres por todos lados. ¿Que me alegro por ellos? Sin duda. ¿Que su trabajo es bueno? Hay de todo. ¿Donde me veo yo? Pues fuera del círculo de influencia, con poca posibilidad de penetrarlo. Muchas veces los criterios de publicación se rigen por criterios tremendamente más extravagantes que los de calidad.

+QC.- ¿Sueles comprar los cómics siempre en la misma tienda/librería especializada?

JMG.- Sí, soy un bicho de costumbres.
De hecho tengo una jerarquía de librerías. Es decir, si el 52 de esta semana no está en la librería A voy a la B aunque la D me pille más cerca, simplemente porque no me gusta el servicio de la D.
Soy un cliente exigente.

+QC.- ¿Crees que los crossovers le hacen un favor al mercado o son un grave error a la larga?

JMG.- Me declaro apasionado de una buena historia épica, de una epopeya, pero siempre en condiciones. Me gusta saber que se está mascando algo gordo, que tiene muchos frentes de batalla, y que estoy en el centro viéndolo bien.
Cuando el guionista tiene amarradas las cuerdas de la historia con fuerza, eso se nota, pero cuando se nota la mano del editor encauzando las decisiones por otros motivos, pinchazo cuasi asegurado.

Sí, me gustan los crossovers, pero el modelo en el que hay una miniserie central autocontenida, con spin-offs opcionales. El modelo especial-de-apertura, quinientos números intrascendentes en medio y especial-de-cierre, a mi parecer, no funciona con la misma contundencia ni de coña.

Algunas de las mejores historias de superhéroes que he leído son crossovers. Pero se cuentan con pocos dedos.

+QC.- ¿Te importa realmente la continuidad o puedes disfrutar de un cómic sin prestar demasiada atención a los detalles?

JMG.- Tengo memoria de pez Dory (el de “Buscando a Nemo”), y va empeorando con la edad, así que necesariamente tengo que disfrutar sin prestar mucha atención a los detalles.

De hecho, no me leo números mes a mes a menos que sean autoconclusivos (el 52 semana a semana me cuesta en verdad). Llevo muchos años en los que religiosamente compraba comics y los almacenaba hasta tener sagas completas, porque de un mes a otro no me acuerdo de la mayoría de las cosas.

Hay una continuidad necesaria, que es la básica, y otra blindada que, precisamente por ese carácter, puede resultar un muro impenetrable para nuevos lectores que nos acerquemos a una nueva serie. Los tebeos enciclopédicos del Busiek más recalcitrantemente friki, a mi, personalmente, me resultan intragables (me acuerdo que sus Vengadores con George Perez me los tenía que leer en 3 o 4 tirones porque de uno no podía, y eran 24 páginas, cuidao), pero en los que están más suelto en cambio me son muy disfrutables.

+QC.- Hablanos un poco de tus problemas para conseguir Crisis en tierras infinitas de forma definitiva.

JMG.- Dios, lo que sufrí....

Verás, al poco de empezar a comprar tebeos, las ferias del libro que pasaban por Cádiz solían tener muchos tebeos, tanto de Zinco como de Forum, bastante atrasados, y en una de estas pillé un día 3 números sueltos de Crisis. Eran el 3, el 7 y el 9, creo, algo así, disperso. Elementalmente no me enteré que estaba pasando, pero sentía que era algo gordo, y me molaba mucho, así que a los pocos días pasé de nuevo y me pillé los que pude. Aún así, de los 9 primeros, en esa feria del libro, conseguí unos 7 a lo sumo. No estaba muy metido en el universo DC, demonios, estaba comenzando a coleccionar, pero los resúmenes y fichas que metió Zinco me mostraban un universo y unos personajes que me flipaban. Más que los de Marvel.

Mis padres son de un pueblo de Badajoz, y por aquella época, cuando aún vivían mis abuelos, íbamos mucho al pueblo, y siempre teníamos que cruzar Sevilla. En una de estas, me enteré que había una librería especializada que no pillaba lejos de nuestro paso por la ciudad, y convencí a mis padres para que pararan y yo hiciera una incursión hiper-rápida en la tienda. Así, nervioso (imaginaos pasar de comprar tebeos que se encontraban acumulados en una esquina polvorienta del kiosko de turno de mi ciudad, rodeado de 10 Minutos y Holas, a entrar en un templo del cómic....por pequeño que fuese... pues yo flipaba, normal) conseguí rellenar el hueco que tenía en esos 9 primeros. Temblaba de la emoción.

Al tiempo, un poco más mayor y ya en el instituto, el grupo de amigos hicimos un par de pedidos en una época a una tienda de Madrid o Barcelona, y así conseguí el 10 y 11. No me lo creía. Pero el 12......... ¡ay el 12! Lo daba por imposible, no lo conseguía de ninguna manera.

Pasaron los años, y me fui de Cádiz a Sevilla, a la universidad. Zinco perdió los derechos de DC y los cogió Vid (arg), y republicó Crisis en grapa. La traducción era chocante de narices, y la edición no era ni de lejos tan completa en detalles extra como la española, pero por tenerla entera, del 1 al 12, mira, me los compré, me daba igual.

A todo esto, uno de mis mejores amigos, Luis Torres, que conocí en la carrera, fue con otros amigos a un Expofriki, y allí me consiguió un retapado de estos de Zinco con los 4 últimos números, y así es como conseguí al final mi ANSIADO número 12, una auténtica utopía para mí. Ahora, eso sí, está en un retapado, no suelto, pero al menos tenía la serie de Zinco completa.

Y justo entonces, van los americanos y sacan la edición de aniversario, recoloreada, y en tomo molón, molón. Acababa de ganar un dinerillo con un concurso de cómic en Cádiz, así que me dí un homenaje. Me gusta TANTO esa historia, me implica tanto y tiene connotaciones tan buenas para mí, que no pude resistirme a tenerla en original, sin traducciones ni nada. A saco paco.

Y así es como tengo Crisis en Tierras Infinitas en ¡3 EDICIONES DISTINTAS!

Soy terrible. No puedo conmigo mismo.

+QC.- Recomienda un cómic que crees no debería faltar a cualquier aficionado al cómic (cualquier época) y otro recomendado a alguien que va a iniciarse en el mundo del cómic.

JMG.- Aquí voy a resultar muy, muy básico.
A nadie le debería faltar un “Watchmen”. Nadie.
Y cualquier persona que dude del cómic como medio y se intente iniciarlo, hay que ponerle por delante un “Maus”. Si no se sobrecoge, no es que no le gusten los cómics, es que no tiene corazón.

+QC.- Hablanos sobre los salones de cómic a los que has asistido y tus impresiones sobre ellos.

JMG.- Dejar claro que, ante todo, lo mejor de todos los salones, no son los tebeos, sino la gente. Si he disfrutado los que he asistido, ha sido sin duda alguna porque siempre he ido excelentemente acompañado en todo momento.

Creo que el primero casi sería el de Granada. Me vi un poco sobrepasado por tal cantidad de fandom y de movimiento, y mira que es un salón pequeñito. Veía mucha gente hablando, comprando y vendiendo, autores por aquí y allá, y sentía que era una hormiguita más.

Luego fui al de Barcelona, ahí SÍ que comprobé lo que era sentirse una hormiga. Mucho más grande, más organizado y a la vez, más accesible. Al año siguiente (sólo llevo 2 años asistiendo a salones, en verdad), volví a repetir experiencia tanto en Granada como en Barcelona. El primero, más grande (favorecido por el cambio de ubicación) pero ahora visto con perspectiva, pues bastante básico, y en el segundo ya reconocido por parte de la organización como autor.

No deja de ser curioso que tenga que irme a la otra punta del país para que reconozcan y apoyen mi trabajo, aparte del hecho que en el Barcelona se apoya el encuentro entre autores y editores (no ya consagrados, digo), se promueve un ambiente de eclosión artística que por aquí ni te dignes en buscar.

¿Suena duro? Sinceramente, es así. Sólo hay que mirar la extensión y calidad de los espacios expositivos y comerciales que dedican los dos eventos. ¿Es una cuestión de presupuesto? Saltarán muchos diciendo que sí, pero ¿has oído hablar de las cenas con marisco que se dan los de la organización andaluza?

No es una cuestión de copiar o no modelos, de intentar hacer algo diferente (como se excusan los que hacen los Goya, por ejemplo, con respecto a los Oscar). Es una cuestión de hacer las cosas bien.

+QC.- Las tiras de La mierda Ocurre, tienen un componente autobiográfico, ¿Hasta dónde llega esa parte “real”? ¿De dónde te sueles inspirar?


JMG.- Depende mucho de la tira. Hay algunas que son casi literales con cosas que me han pasado, y otras están bastante más tapadas (o directamente sepultadas). Es una cuestión de cuán evidente quiero que sea (o de cuán evidente NO quiero que sea) o como creo que pueda funcionar más el chiste.

Cuando mi padre intenta conectar los ordenadores en red, antes de la tira 200, se debe a todo un verano que estuvo intentando hacerlo de verdad con los ordenadores que teníamos en casa (el suyo, el mío y el de mi hermana), y no paraba de tirar la red y joder el sistema. La última publicada, la 254, se debe a una gastroenteritis galopante que me dejó k.o. una semana, y que en virtud del surrealismo, se convierte en la lista de Schindler en la boca de mi estómago.

Al principio era más literal con mi vida. Aparecían más personajes reales de mi vida, con su nombre real (aunque sin apellidos), pero eso lo he ido reduciendo poco a poco, a la vez que dejaba de ser un chiste privado a ser algo cada vez más público. Acompañado, también, por los problemas que acarrea hacer una obra autobiográfica (y sino ver “Desmontando a Harry” de Woody Allen para comprenderlo).

La inspiración es, sin ningún lugar a dudas, lo que me pasa o lo que pienso de las cosas. El aliño a eso es mi base de datos personal de referencias frikis y culturales, y los recursos gráficos de que dispongo ahora mismo.

+QC.- ¿Lo consideras un diario personal o al menos un lugar donde poder expresar tus emociones o situaciones de una determinada época?

JMG.- Esa es la idea.

El enfoque va variando constantemente, por tandas es más seria, más surrealista, salen más personajes secundarios de un tipo y otro... pero siempre es un fresco mental de una época. Intento potenciar eso con pequeños arcos argumentales y con una estructura narrativa interna, no explicita, que pueda dar empaque al conjunto. Es algo que va de tapadillo, porque cada tira debe ser todo lo independiente que se pueda (siendo imposible que sean totalmente ajenas las unas a las otras desde el momento que tenemos un reparto fijo de personajes).

Parece que no, pero La Mierda Ocurre tiene un final planeado, y hay personajes como Bokitas, nuestro alien favorito, que tienen un destino muy, muy definido.

+QC.- Usas como personajes a Jesucristo, Quijote, a ti mismo y algo así como facetas tuyas (Javi2 y Javi3), a tu padre, a Murhpy, Tarantino, Forrest Gump, Dios, y algunos más. ¿De dónde surge la idea de utilizar a estos personajes?

JMG.- Surge de la intención de crear un pequeño microuniverso de piececitas con las que jugar en el tablero que proporciona un formato-tira.

Hay algunos, como Quijote o mi padre, que llevaban planificados desde hace tiempo antes de su salida, que tenía claro que quería incluir. Pero hay otros, en verdad la mayoría, que surgen en el desarrollo de los chistes, que gustan mucho a los lectores (o esa impresión se me queda de leer los comentarios, que los leo TODOS aunque no tenga tiempo de contestarlos) y que se incluyen como secundarios fijos precisamente por ello.

Normalmente salen para una tira, y reflexionando, veo que tienen potencial para enriquecer la historia, que son recursos más que adornos, y por eso se desarrollan. Eso ha pasado con muchos más de los que la gente cree. Y eso también demuestra que la opinión de la gente que lee la tira es una opinión activa, y que crea una relación retroactiva entre autor-tira-lector. Es emocionante.

+QC.- ¿Veremos algún día a Javi 4 o 5?

JMG.- Entre que me mandaste la entrevista y la he contestado, ya ha aparecido el temible Javi 5. El número 4 salió hace bastante tiempo, sólo que aún no sabes quién es...

En principio estaban planeados hasta el Javi número 6.

+QC.- Has hecho especiales en las tiras 100, 200, y 231. ¿Te llevó mucho tiempo? ¿Tienes algo pensado para la 300?

JMG.- Todo comic largo es un parto, y las tiras 100 y 200 no son una excepción. La 231 menos, pero las otras dos costaron. Mucho.

La 100 me llevó una semana de dedicación intensiva, con el plus de estar reviviendo constantemente lo que estaba contando, a día de hoy algo que todavía me pasa factura. Pero fue una tira fruto del momento, y en esos términos la acepto, aunque no la volvería hacer ni de coña. Ahora bien, si no has jugado nunca a “el juego de la [P]oca” en modo chupitero, te aviso que se cogen pelotazos como castillos de grande.

La 200 fue más trabajosa porque me pilló un viaje de por medio, exámenes y algún que otro bache. En total (guión, lápiz y tinta) pudieron ser cerca de 3 semanas. De ésta sí que estoy muy orgulloso. Creo que me quedó una historia con un tempo dramático bastante ajustado, y sobre todo, que daba mucha coherencia interna al conjunto de La Mierda Ocurre. La 100 no da servicio en ninguno de esos sentidos.

¿La 300? Indudablemente tengo ideas al respecto. Más o menos sé con bastante certeza el formato que tendrá (diferente a una tira normal, a un comic al uso o un juego de mesa, como ha sido hasta la fecha), y tanteo algunos temas, pero hasta que no me vaya acercando más a la cifra no se me hará evidente de qué tiene que tratar.

+QC.- ¿Has pensado en sacar una edición impresa de la Mierda Ocurre?

JMG.- Por supuestísimo que sí, pero me temo que la autoedición es algo que no puedo barajar ahora mismo, por lo menos totalmente por mi cuenta.

He tenido acercamientos a editoriales, pero al final nunca ha cuajado, por distintos motivos (algunos más descorazonadores que otros).

De todas formas soy optimista de ver algún día la tira impresa, por lo menos antes de espicharla y aunque sea impresa en casa.

+QC.- Tienes algún/os proyecto/s nuevos a parte de las tiras de la Mierda Ocurre, y colaboraciones en ELHDLT o Comics en blog?

JMG.- Siempre he dicho que soy cortometrajista de vocación, pero largometrajista (¡palabro! ¡palabro!) de corazón.

El formato tira, más rígido en La Mierda Ocurre, y totalmente variable en ELHDLT, es algo con lo que me siento totalmente en casa. Me gusta y no quiero dejarlo, pero siempre estoy intentando sacar algo más grande adelante. Algo tipo comic-book o álbum, más largo que lo que vengo haciendo y me dé más posibilidades con las que jugar y crecer.

Ahora mismo estoy desarrollando una novela gráfica que defino como un melodrama épico-coral de ciencia ficción. Es una historia ambiciosa (espero que no pretenciosa), formalmente muy complicada, pero estoy enamorado de la historia, y creo con los ojos cerrados en que no dejará indiferente a nadie.

+QC.- ¿Cómo te sientes más cómodo: ejerciendo de autor completo o trabajando con un guionista?

JMG.- Autor completo. Me gusta tener todo el control que pueda sobre la historia, y pienso que tengo cosas que contar y hacer en los 3 campos en los que me muevo más (escritura, lápiz y tinta).

A veces estoy más acertado, otras menos, pero no quiero dejar de lado ninguno de esos aspectos. Tengo mucho que contar. Lo siento en el pecho y en la cabeza (y no, no es ni un eructo reprimido ni un inicio de embolia) (o eso espero).

Tampoco estoy cerrado a colaboraciones. Si la propuesta es interesante, siempre estoy dispuesto a trabajar en equipo. Hasta la fecha se ha dado poco el caso, una tira con El Listo, otra con El Tete, cosas pequeñas pero muy satisfactorias.


+QC.- ¿Qué ha sido lo más curioso que te has comprado de Merchandising?


JMG.- Soy poco dado a comprar merchandising.

El único que se me viene ahora mismo a la cabeza es la edición de coleccionista de “El Retorno del Rey”, que venía con la miniatura de Minas Tirith, que es taaaan moooona...

Ahora bien, el rey de los regalos frikis que me han hecho es un conejo-lobo sacado de la peli de Wallace & Gromit que es mega-super-duper-adorable. Lo adoro.

+QC.- Top 10 de Mangas

JMG.- (vamos a dejarlo en un no-tan-bonito top 6, pero más ajustado)

- Nausicäa
- Adolf
- Buda
- Monster
- Video Girl Ai (sí, soy un moñas, qué pasa)
- 20th Century Boys

+QC.- Top 10 de animes

JMG.-
- El Viaje de Chihiro
- La Tumba de las Luciérnagas
- Ghost in the Shell
- La Princesa Mononoke
- Fullmetal Alchemist
- Paprika
- Porco Rosso
- FLCL
- Sherlock Holmes de Miyazaki (que poco me gusta este hombre, ¿no?)
- Death Note

+QC.- Top 10 de seriesde TV

JMG.-
- Firefly
- Roma
- Carnivàle
- Mujeres Desesperadas
- Battlestar Galactica
- The I.T. Crowd
- Angels in America
- Monty Python’s Flying Circus
- Futurama
- Patoaventuras

+QC.- Top 10 de películas

JMG.-
- La Delgada Línea Roja
- Magnolia
- Requiem por un Sueño
- La Lista de Schindler
- Brokeback Mountain
- American Beauty
- La Fuente de la Vida
- El Señor de los Anillos
- Las Horas
- Mientras Nieva Sobre los Cedros

+QC.- Top 5 de libros

JMG.-
- La señora Dalloway.
- Alicia en el País de las Maravillas.
- El Señor de los Anillos.
- A Sangre Fría.
- Humo y Espejos.

+QC.- Top 5 de videojuegos

JMG.-
- El Día del Tentáculo
- Sam & Max hit tje Road
- Simon, the Sorcerer
- Monkey Island
- Alone in the Dark

+QC.- ¿Ha cambiado algo en tu vida desde que comenzaste a escribir en tu blog?

JMG.- Sin ningún tipo de duda.

A raíz de hacer La Mierda Ocurre me han pasado cosas que JAMÁS hubiera imaginado, tanto buenas como malas.

Por ejemplo, cuando apareció el caballero andante con el pollo de goma, era una tira debida a la muerte de un colega del instituto. Nunca llegué a ir a su casa ni a conocer a su familia, pero, no sé cómo, el padre llegó a la tira. Precisamente a esa tira. A la dedicada a su hijo, y me escribió un mail agradeciéndomelo. Se me cayeron dos lagrimones como dos puños cuando leí lo que me escribió ese hombre, y aún lo recuerdo y se me ponen los vellos de punta.

Por el otro lado, el hacer algo biográfico, por surrealista y encubierto que sea a veces, implica que mucha gente de tu entorno vea a veces cosas que no son, y me han montado broncas muy gordas, creeme, MUY GORDAS, por ciertas tiras. Yo siempre he dicho que me dedico a contar chistes, no explicarlos, que es una tira sobre mí (un pequeño troll hace poco decía que yo era un poco egocéntrico, ¡te van a dar el nobel, chaval/a! ¡acabas de descubrir la clave del género autobiográfico! ¡juas!) y yo soy el primer objetivo de crítica dentro de ella, pero siempre es inevitable que alguien se tome el chiste por donde no es. Gajes del oficio.

+QC.- ¿Tu status de blogger, ¿lo mantienes de manera publica ante tus amigos o familia, es algo conocido por todos? ¿Todos los que lo conocen te piden salir en las tiras alguna vez?


JMG.- Las personas de mi entorno cercano lo saben tranquilamente, tanto de familia como de amigos, o por lo menos las personas de ese entorno con las que tengo más comunicación. Pero tampoco es algo que vaya gritando.

Respecto a lo segundo, sí. Una cantidad aplastante de gente ha pedido salir en la tira. Al principio hacía más caso a las peticiones, pero ya te digo que luego he tenido sonoras quejas al respecto (aunque de forma curiosa, un colega de la carrera que salió al principio unas cuantas veces, con cuerpo de conejita de playboy super-recauchutada, que es uno de los que más he dado caña, es uno de los que mejor se ha tomado esas coñas.... una cuestión de humor y formas de ser).

Por el momento estoy muy poco interesado en meter nadie nuevo de mi entorno real, y más en jugar con la galería que tenemos, sobretodo de personajes secundarios ficticios (y en todo caso, completarlos, que aún hay tengo unos cuantos esperando salir....¿nunca te has preguntado con quien se llevaría muy mal Jesucristo? Y no, no es el demonio.....).

+QC.- Si fueras un personaje de cómic, ¿Quién crees que serías o con quien te identificarías?

JMG.- Curiosamente, cada vez me siento más identificado con personajes de cómic que se basan en personajes reales. Es un cambio de chip que curiosamente acompaña al hecho de comprar cada vez más cómic no-superheróico.

Tengo una gran empatía con el Harvey Pekar de “American Splendor” o con el propio Craig Thompson de su cuaderno de viaje.

Personajes extraños, un poco atormentados por sus demonios internos, con los que, al fin y al cabo, tenemos que convivir, puesto que destruirlos es matar un poco de nosotros mismos.


+QC.- ¡Muchas gracias por tu tiempo!

+QPromesas de Javier M. Garrón

Anteriormente

  ©Layout por Presidente Blog.

TOPO